El presidente de la Nación llegó a Córdoba y fue recibido por una protesta de un grupo de exempleados de la Fábrica Argentina de Aviones Brigadier San Martín SA (FAdeA), otra de las firmas que cerró y de productores agropecuarios de la zona. A los repudios, que ocurrieron por la mañana de este viernes en la puerta de la planta aeronaútica que el mandatario visitó, se sumaron también vecinos del lugar. La presencia de Fernández ya había sido rechazada en las redes, quienes a través de hashtags mostraron su descontento.

Este episodio tiene como antecedente inmediato lo que sucedió la última semana en Salta y, en marzo pasado, en Lago Puelo, Chubut, donde el vehículo que transportaba a Fernández fue atacado con piedras. Los hechos encienden alarmas de cara a futuras visitas del mandatario, como la prevista para el 9 de julio próximo a Tucumán para la conmemoración del Día de la Independencia.

Fuentes del entorno presidencial  confirmaron a La Nación lo relativo a los episodios de Córdoba y Salta y los definieron como “parte del juego de la democracia”. “Mientras no pase a mayores, es eso y está bien. No hay de qué preocuparse ”, sostuvieron. “Hubo episodios así en todos los gobiernos”, agregaron, y enumeraron varios hechos similares que vivió el expresidente Mauricio Macri. En tanto que a los incidentes registrados en Chubut, los de mayor gravedad, los consideraron “un hecho aislado” en el que aseguraron que el reclamo era “más que nada contra [el gobernador, Mariano] Arcioni”.

Las protestas de hoy fueron protagonizadas por la Agrupación Despedidos de FAdeA, junto con exempleados del diputado nacional del Frente de Todos Eduardo Fernández, que cerró su empresa hace un año ya quien le reclaman que pague lo que adeuda. La empresa de Fernández, llamada Postre Serrano, cesó su actividad en agosto del año pasado, luego de 65 años de trayectoria.

Los incidentes de Chubut se produjeron en la zona de Lago Puelo, adonde Fernández y su comitiva llegaron para supervisar los incendios que azotaban la zona. Allí, un grupo de manifestantes arrojó piedras y rompió dos vidrios traseros del vehículo. A comienzos de este mes, el juez federal de Esquel, Guido Otranto, procesó a nueve personas por esos hechos.

De acuerdo con el procesamiento, el ataque fue realizado “por varias personas que, en grupo, lanzaron golpes de puño, patadas y piedras contra la camioneta en la que viajaban el Presidente de la Nación y la comitiva de funcionarios que lo acompañaba”. En esa oportunidad, la identificación de las personas que participaron del ataque pudo lograr, “fundamentalmente a través del análisis de las filmaciones publicadas por los medios periodísticos que cubrieron la visita presidencial”, sostiene la resolución.

La semana pasada Fernández viajó a Salta a conmemorar el fallecimiento del general Martín Miguel de Güemes, ocurrido el 17 de junio de 1821, y decenas de salteños se manifestó en contra de su visita.

Las consignas fueron desde “Alberto, no sos bienvenido en la tierra de Güemes” hasta “Que se vaya”. Los manifestantes llevaban banderas argentinas y cacerolas. Al repudio se sumaron vecinos que, desde sus autos, acompañaron la convocatoria con bocinas y arengaron a quienes pasaban por allí a que hicieran lo mismo.

Fernández viajó a Córdoba para encabezar el acto de entrega a la Fuerza Aérea Argentina de un avión Pampa III Bloque II y recorrer la planta de FAdeA. Luego participó de la inauguración de dos tramos de la Autopista RN 19 San Francisco-Córdoba, acompañado por el gobernador Juan Schiaretti y los ministros Eduardo de Pedro (Interior), Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Agustín Rossi (Defen