CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) -  En los primeros minutos de este sábado, en su cuenta de Twitter, el presidente Alberto Fernández informaba que un test de antígeno le había dado positivo para covid-19 y que se encontraba aislado y contactando a sus contactos estrechos.

"Me siento bien, lo mío fue casi preventivo. Ayer fue mi cumpleaños, estuve tocando la guitarra, estuve con mi hijo y con Fabiola. Cuando volví a mi cuarto a la noche tenía dolor de cabeza y me sentí acalorado, me tomé la fiebre y tenía 37.3", relató el presidente Alberto Fernández en declaraciones a AM750.

"Me hicieron un test rápido y dio positivo, mandamos a hacer un PCR que es más lento y seguro pero no tengo los resultados", agregó y mencionó que "recién me hisoparon para llevar al Malbrán muestras para que verifiquen cuál es la cepa si se confirma el test rápido positivo"

"No tengo la menor idea de cómo me contagie. Sé que hubo algún caso acá en la Quinta, en la cocina, pero me dijeron que no tenía contacto conmigo", agregó.

"Esto debe servirnos para que todos entendamos el riesgo que corremos", enfatizó y remarcó: "Tenemos que entender la gravedad del momento que vivimos y la necesidad de cuidarse".

Sobre la vacuna contra el covid-19 que recibió, Fernández señaló que "generó una cantidad de anticuerpos importante como para que yo en este momento no la esté pasando como la pasa una persona de 52 años que se contagia y que en los primeros días expresa su dolencia"

"Creo que si no fuera por la vacuna la estaría pasando muy mal por lo que me dicen los médicos", dijo.

"Mi mayor preocupación es que podamos vacunar a los mayores de 60 años cuanto antes. Estamos tratando de garantizarnos una cantidad de vacunas suficientes semanalmente para agilizar el proceso, siento que de a poco eso se va moviendo, vamos mejor, en un mundo donde las vacunas son un problema", expresó el mandatario en declaraciones radiales.

"Somos una suerte de país medio privilegiado que recibe todas las semanas vacunas", consideró.

"Para aquellos que hablan de que la solución hubiese sido Pfizer, la verdad que me hubiera encantado comprar la vacuna de Pfizer, pero Pfizer no nos la quiso vender, esa es la verdad, por exigencias contractuales que ponía. Ahora, los que cedieron a la exigencias contractuales, tampoco accedieron a las vacunas de Pfizer. Chile compró 10 millones de dosis y les dieron 10 mil, y eso se repite en muchos países de Europa y América. Es una discusión inútil, porque el que no quiso vender la vacuna fue Pfizer, no a nosotros, a nadie. Terminó concentrando todo en Estados Unidos", finalizó Fernández