TRELEW (ADNSUR) - El director de la Clínica San Miguel de Trelew, Jorge Pes, cuestionó que el paciente con coronavirus y su médico "no cumplieron con los protocolos" de rigor. Indicó en contacto con Radio 3 que el primer caso positivo en esa ciudad concurrió en una primera oportunidad al establecimiento a hacerse una radiografía de tórax sin respetar los protocolos indicados en el ingreso, pero además refirió no tener síntomas de coronavirus. Luego lo hizo acompañado por su médico, que no pertenece a la clínica, para realizarse una tomografía, cuando debió haber sido derivado al Hospital Zonal. Dijo que hay seis empleados de la clínica que tomaron contacto con el paciente y este lunes fueron sometidos a los test de PCR por Covid-19, aunque todos tenían la protección adecuada.

“Hubo seis personas de la clínica que tuvieron contacto con el paciente, algunos en forma directa y otros de manera indirecta. En todos los casos, estos empleados tenían la protección correspondiente, aunque según Epidemiología no se cumplió el distanciamiento social adecuado en dos situaciones y dispusieron que esas dos personas cumplieran la cuarentena hasta el 12 de mayo”, explicó Pes en diálogo con AM 780.

“El resto, los dos técnicos de rayos, el que sacó la radiografía y quien hizo la tomografía y las dos secretarías de cada servicio tenían la protección adecuada, y no eran contactos de riesgo y hubieran estado en condiciones de volver a trabajar sin problemas”, aclaró y agregó que, sin embargo, "nosotros tomamos la decisión de que nadie vuelva a la clínica y este lunes se les hizo a estas seis personas el hisopado del PCR para Covid-19, a pesar que desde el Ministerio de Salud no estaban indicados en esta instancia”.

“Las cuatro personas que teóricamente no representan riesgo volverán a trabajar cuando tengamos los resultados negativos de estos análisis”, recalcó Pes.

“Esta es una cuestión interna, de responsabilidad nuestra, porque queremos dejar tranquilos a nuestro personal y a toda persona que concurra a la clínica. Nos pareció responsable y necesario”, sostuvo el director de la clínica de Trelew.

Explicó que el paciente "llegó con una solicitud de radiografía de tórax indicado por su médico de cabecera que no pertenece a la clínica y según relató a la secretaria de Rayos X, cuando se le hizo la pregunta de rigor por su afección respiratoria, no refirió tener sintomatología”.

“Pero más allá de esto, este paciente tampoco cumplió con los protocolos que se indican en los carteles que están expuestos en el ingreso a la clínica, que precisan claramente que si una persona tiene síntomas respiratorios debe dirigirse a otra entrada debidamente señalada en la que se lo va atender de otra manera, con otro protocolo, y en el caso de que el médico lo considere, lo derivará al Hospital Zonal o lo mandará de nuevo a su casa si no reúne las características de un caso sospechoso”, insistió.

“En esa primera instancia, cuando fue solo, esta persona llevaba el barbijo, se lo colocaba y se lo sacaba porque le resultaba incómodo. Suponemos que cuando el médico recibió la radiografía de tórax que mostraba otros indicios, el mismo profesional lo llevó a la clínica para que se haga la tomografía y ahí sí ambos ingresaron a la clínica con barbijos”, detalló Pes y subrayó: “Eso tampoco debió haber sucedido así; tendría que haber ido directamente al Hospital porque ése es el protocolo sanitario dispuesto por el Área Programática Trelew y que está debidamente consensuado con las instituciones privadas".

“También se cometió este error por parte de este profesional que debió haber conocido el protocolo porque está atendiendo en consultorio”, expresó el médico y agregó: "La primera vez, el paciente ingresó a la clínica y ni siquiera pasó por la mesa de entradas; fue directamente a la Sala de Rayos, y esa situación no hubiera correspondido. Si hubiera pasado por Administración, se lo hubiera dispuesto por el otro ingreso”.

"Tenemos toda la filmación del día que se hizo la radiografía y también cuando vino con su médico; esos recorridos fueron debidamente analizados por la Dirección de Epidemiología de Trelew, se la remitimos el mismo 1º de mayo; ya lo tienen muy claro”, aseguró Pes.

Respecto del distanciamiento en torno a los pacientes internados, explicó que “hay una parte en la que podemos intervenir y nos compete por nuestra responsabilidad sanitaria, pero hay otras medidas de prevención que las tiene que acatar la gente porque tiene la obligación de preservarse a sí mismo y al prójimo”.

Remarcó que la institución "está empapelada con carteles desde el 14 de marzo. No podemos cerrar nuestras clínicas; no nos lo permiten, entonces hay responsabilidades de la población que si no se cumplen, exponen a todos, por supuesto a nuestro personal que está en el frente de batalla”, enfatizó.

“La clínica está vacía; no sé si llega a un 20 por ciento de ocupación de camas, la gente no está concurriendo”, dijo con preocupación respecto de la situación general de los sanatorios y mencionó que "con este porcentaje de facturación en breve la situación será muy crítica; es imposible  funcionar de esta manera. Como somos actividades esenciales, no hemos recibido ayuda extra, ni siquiera por el gasto que debimos hacer por esta pandemia en relación a los insumos y a las modificaciones edilicias, no sólo la Clínica San Miguel, todas las demás”, evaluó.

“Sí nos han asesorado de cómo debimos proceder, la gente del Hospital personal ha trabajado muy bien en ese sentido”, valoró. “El staff de la clínica es de alrededor de 190 personas, más unos 100 médicos, aunque sólo el 30 por ciento está atendiendo”, graficó Pes en contacto con Radio3.