CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Tras permanecer cerrado por aproximadamente un año a raíz de la pandemia y luego por obras en la pista y la terminal, este lunes a las 7.00 horas despegarán desde Aeroparque los primeros vuelos, de Aerolíneas y JetSmart. El martes se sumará Flybondi. Se desconoce si se sumarán otras líneas aéreas en las próximas semanas.

Aeroparque volverá a tener vuelos hacia países limítrofes y de la región tras la mudanza de los mismos a Ezeiza durante el anterior Gobierno.

Al menos durante marzo, solo Aerolíneas Argentinas hará vuelos internacionales desde la Capital.

Según publica Clarín, el Organismo Regulador del Sistema de Aeropuertos (ORSNA) autorizó a las dos "low cost" que hacen vuelos de cabotaje en el país (Flybondi y JetSmart) para hacer vuelos internacionales desde Ezeiza. 

Ambas aerolíneas obtuvieron de este organismo las valiosas "amarras" de Aeroparque para hacer vuelos domésticos tras tener que mudarse desde El Palomar hacia Ezeiza, cuando el propio ORSNA bloqueó toda posibilidad de reabrir ese aeropuerto por considerar que no era un "corredor sanitario seguro".

Las líneas aéreas internacionales, incluso las que ya habían operado en Aeroparque, no salieron a vender vuelos fuera de los que ya aterrizan en Ezeiza.

El ministerio de Salud calificó solamente como "corredor seguro" al aeropuerto de Ezeiza, aunque fuentes estimaron que la cartera sanitaria podría aplicar la misma calificación a Aeroparque antes de este fin de semana. En varias líneas aéreas aseguraron que están esperando cuáles serán los requisitos que exija la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

Actualmente solo se puede volar desde Aeroparque, además de los destinos domésticos, hacia los países limítrofes y Perú. 

El Gobierno cambió de planes sobre la marcha y transformó a Aeroparque en un aeropuerto internacional categoría "III", la misma que hoy tiene Ezeiza. Ahora, en Aeroparque, también pueden aterrizar los aviones de doble pasillo.

OBRAS

El ORSNA acordó con la concesionaria Aeropuertos Argentina 2000 un fuerte plan de obras, entre ellas una pista más ancha y más larga (fue extendida 600 metros para alcanzar los 2,7 kilómetros) y agrandó significativamente la terminal de pasajeros internacional.

Sin embargo, varias líneas aéreas internacionales se mostraron reacias a salir a abrir su negocio más allá de Ezeiza por la fuerte caída del negocio que generó la pandemia.

Fuente: Clarín