Un nuevo posible efecto secundario de las vacunas contra el coronavirus causó sorpresa en las últimas horas en Noruega, luego de que varias mujeres advirtieran que tras inocularse con el compuesto Pfizer sufrieron un crecimiento en sus pechos.

En base a lo reportado por el medio NRK, el incremento en el tamaño se daría en el seno correspondiente al lado del brazo donde se recibió la vacuna.

La noticia surgió a partir de un posteo realizado en redes sociales por una de las inoculadas, quien advirtió que sufrió esta alteración a pocos días de ser inmunizada. Inmediatamente varias mujeres del mismo país se sumaron al reclamo, contando que habían pasado por la misma situación.

En base a los dichos de Heinrich Bachmann, médico jefe del Centro de Diagnóstico de Mama del Hospital Nordland, el aparente efecto de tener los senos más grandes tras la vacunación puede ser algo completamente natural.

Según agregó, se trata solo de una ilusión producida por la inflamación temporal en los ganglios linfáticos cercanos a donde se recibió la vacuna.

Por último, si bien desde Pfizer remarcaron que no han tenido denuncias similares, no descartan que pueda existir una reacción de este tipo en las vacunadas.