CONGO - En el corazón de África, en el Congo, sigue la lucha contra el ébola. Existe una vacuna y un tratamiento, pero aun así hay un peligro. Los científicos alertan de que existe la posibilidad de que surja otra enfermedad de la que aún no se conoce su nombre. Es la "enfermedad X".

Jean-Jacques Muyembe Tamfum es uno de los médicos que ayudó a descubrir el virus del ébola en 1976 y sigue investigando sobre enfermedades infecciosas en el Congo.

"Ahora estamos en un mundo donde surgirán nuevos patógenos, y eso es lo que constituye una amenaza para la humanidad", le dijo a CNN.

Muyembe tomó las primeras muestras de sangre de las víctimas de una misteriosa enfermedad que causó hemorragias y mató a aproximadamente el 88% de los pacientes y el 80% del personal que trabajaba en el Hospital de la Misión de Yambuku cuando se descubrió la enfermedad, detalla diario Clarín. 

Las muestras se enviaron a Bélgica y Estados Unidos, donde los científicos encontraron un virus en forma de gusano. Lo llamaron "ébola", por el río cercano al brote en el país que entonces se conocía como Zaire.

La identificación del ébola se basó en una cadena que conectaba las partes más remotas de las selvas tropicales de África con laboratorios de alta tecnología en Occidente.

Ahora, el mismo médico cuenta del caso de una mujer que mostró síntomas parecidos a los del ébola, pero todas las pruebas dieron negativo, por lo que su dolencia es todo un misterio. ¿Será ésta la temida enfermedad X?

La paciente solo puede comunicarse con sus familiares a través de una ventana de observación de plástico transparente. Su identidad es secreta, para protegerla de ser condenada al ostracismo por los lugareños en caso de confirmarse un nuevo patógeno. A sus hijos también los examinaron pero, por ahora, no muestran síntomas.

El especialista cree que estas nuevas enfermedades serán tan contagiosas como el coronavirus, pero mucho más letales. Recuerda que enfermedades como el propio Covid-19, la fiebre amarilla, diversas formas de gripe, la rabia, la brucelosis y la enfermedad de Lyme están entre las que se transmiten de los animales a los humanos.

Muyembe dice que hay más enfermedades zoonóticas por venir, como resultado de la destrucción ecológica y el comercio de vida silvestre. Mientras desaparecen hábitats naturales, animales como ratas, murciélagos e insectos sobreviven allí donde los animales más grandes son exterminados y se convierten en vectores que pueden transmitir nuevas enfermedades al hombre.

Fuente: Clarín/EFE y CNN.