CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) -  La ANMAT  prohibió la comercialización en todo el territorio nacional del “Aceite de Girasol – Aceite 100% Vegetal” de la marca Don Carlos.  Se trata del aceite de girasol "Don Carlos" 100% vegetal, que era promocionado por la plataforma de venta electrónica "Mercado Libre", el cual presentaba un rotulado correspondiente a otra mercadería.

Esta medida se debe a que el alimento era vendido utilizando registros sanitarios (distribuido bajo la razón social “Peralta Marcos Damián”) dados de baja en el año 2014. Luego de chequear que carece de registro, además de que no pueden garantizarse las condiciones de calidad, fraccionado y elaboración, se lo debió catalogar como “producto ilegal”.

A través de la disposición, se indicó que la firma de medicamentos y especialidades medicinales “Dachen Küme S.R.L.” tendrá prohibido comercializar en toda la República Argentina. Esta empresa se encuentra ubicada en la calle Brasil 1460, Loma Hermosa (provincia de Buenos Aires) y se dedica a vender diversos productos farmacéuticos.

El establecimiento había recibido la visita de personal para realizar inspecciones, pero este se encontraba con las persianas bajas y cerrado con candados. Por su parte, vecinos de la zona declararon que la droguería estaba en inactividad desde hacía cinco meses.

FALSIFICACIÓN DE ACEITE DE OLIVA

Por otro lado, la ANMAT advirtió sobre imitación del “Aceite de Oliva extra virgen” de la marca Nucete. El comunicado expresa que no cumplía con “la normativa alimentaria vigente” por tratarse de un artículo que estaba falsamente rotulado, además de utilizar la información correspondiente al genuino.

El alimento falsificado presentaba varias diferencias en cuanto al original: la calidad de impresión de las etiquetas que identifican al producto, la diferencia de precio (más económico que el verdadero), el capuchón y el cierre del envase son distintos, y la falta del sello “Nucete” en la tapa (como acostumbra tener el auténtico).

La empresa Agroaceitunera Sociedad Anónima manifestó que estaba al tanto de la situación por la presencia de un artículo ilegítimo que imitaba al original y hacía uso de su nombre para comercializar.

Por su parte, la Dirección de Industrias y Productos Alimenticios (DIPA) del Ministerio de Desarrollo Agrario de Buenos Aires, verificó que este falso alimento vegetal era vendido en la localidad de Bragado, provincia de Buenos Aires. Entonces, por tratarse de mercadería que no se identifica de forma segura, porque se desconoce de dónde proviene y cómo se elaboró o produjo, no podrá ser comercializada ni distribuida en ninguna parte del país.