Flora es una perrita callejera que vivía en el puerto de Caleta Olivia y era cuidada por trabajadores del lugar. En las últimas horas, se conoció que habían amenazado con matarla porque molestaba su presencia, e incluso un veterinario tuvo la intención de dormirla, pero lo echaron.

Tras hacerse pública la historia de Flora, una familia decidió adoptarla y prometió brindarle el amor que merece. Además la llevaron a la veterinaria y ahí aseguraron que con paciencia y un tratamiento de vitaminas podrá volver a caminar.

Stefania Joy, la joven que realizó el "escrache" en redes sociales, compartió la buena noticia. La perrita tiene una discapacidad en sus patas traseras que le impide asentarlas para poder caminar.

La perrita nació y creció en el Puerto Caleta Paula, con el tiempo se ganó el cariño de dos hombres que trabajan en ese lugar. Un día, amaneció sin poder asentar sus patitas para caminar y eso llevó a que sus cuidadores le compren un carrito para que ella pueda movilizarse.

"Ella se maneja, hace sus necesidades, come, toma agua", comento Stefania Joy a La Opinión Austral Zona Norte, quien hizo una publicación en Facebook para "escrachar" a dos hombres que planeaban dormirla. 

El problema se dio cuando dos jefes volvieron a trabajar y se pusieron de acuerdo en matarla porque molesta. “Tomaron la decisión de hacerlo cuando los que la cuidan no estén, para que no la defiendan”, añadió. “Para ellos lo más fácil es ahorcarla y si la llevan más al fondo del puerto para resguardarla, se la comen viva, los perros se están comiendo entre ellos”.

Este viernes, Stefania realizó una nueva publicación para contar que a Flora la adoptaron. "Son buenos días -comenzó escribiendo la joven- Flora fue sacada del puerto por la persona que la venía protegiendo de que la 'sacrificaran' y comenzó una nueva vida con su nueva familia. La van a proteger día a día", escribió. 

Además, dio a conocer que ayer la llevaron a una veterinaria, donde les dieron un buen panorama sobre la salud de la perrita. "Nos dijeron que con un tratamiento de vitaminas y ayuda de su nueva familia puede volver a caminar, pero hay que tener mucha paciencia". "Se agradece a todos los que ayudaron a compartir y a los que llamaron ofreciendo ayuda monetaria. Final feliz. Buena vida, pequeña"