LAGO PUELO (ADNSUR) - "El fuego arrancó a las 4 de la tarde y en menos de dos horas ya había arrasado con todo, fue increíble". Así describió Marcelo, un vecino de Lago Puelo, el catastrófico incendio que se originó el último martes en esa zona de la Cordillera chubutense, consumiendo cientos de viviendas y destruyendo todo a su paso.

ADNSUR se trasladó a la zona afectada y transmitió en vivo desde el gimnasio de Lago Puelo, donde varios voluntarios asisten a los autoevacuados y separan la gran cantidad de donaciones que llegaron desde distintos puntos del país. 

"Estamos ayudando, colaborando con la gente, hemos recibido mucha ayuda, la gente se ha portado muy bien con las donaciones", manifestó Marcelo a esta agencia de noticias, que continuará durante todo el fin de semana en la Cordillera y esperará la llegada del presidente Alberto Fernández este sábado por la mañana.

Señaló que "nos han mandado mucha ropa, calzado, comida, elementos de higiene" y reveló que ahora lo que más se necesita "con urgencia" es todo para "construir y volver a empezar".

El vecino de Lago Puelo sostuvo que requieren "ropa, calzado y herramientas de trabajo porque la gente que ha perdido todo, familias que han quedado sin nada, quieren volver a levantar sus casas".

Motosierras, serruchos, martillos, clavos, caños Tubing, son algunos de los elementos que se necesitan con premura para empezar a construir, sobre todo ante la llegada del frío cordillerano.

Marcelo contó cómo se distribuyen las tareas: "En este momento quedan algunos evacuados en este gimnasio, pero mucha gente se ha ido a casa de familiares u otras que han aportado cabañas para esta urgencia".

En la escuela 108, en tanto, "se le da comida caliente a los brigadistas, se arman las viandas para la gente que trabaja y autoevacuados", mientras que "la escuela 765 se está usando como lugar de acopio".