COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La escasa distancia entre la superficie y la boca de captación del sistema acueducto es motivo de preocupación en cada temporada estival, ya que en el momento de menor caudal, hacia el mes de marzo de años anteriores, llegaron a medirse escasos 30 centímetros, hasta que el lago vuelve a recuperar su nivel en época estival.

Ese problema, que se evidenció en los últimos años, motivó la elaboración de un proyecto para el corrimiento de la toma, a unos 2 kilómetros hacia el norte y varios metros hacia el interior del lago. De ese modo, la captación quedaría a 3 ó 4 metros por debajo de la superficie, en forma permanente, más allá de las variaciones de nivel. Lamentablemente, la obra no llegó a concretarse, pese a que se cuenta con el proyecto ejecutivo en el ámbito de Servicios Públicos.

“Se puede complicar la potabilización”

No hay riesgo para el abastecimiento de agua –afirmó Gerardo Bulacio, presidente del Instituto Provincial del Agua, ante la consulta de ADNSUR-, porque todavía el nivel es suficiente y además el río está con un caudal de unos 30 metros cúbicos por segundo, que es un buen caudal para esta época del año”, valoró, al referir que el promedio anual es de 50 metros cúbicos por segundo.

“El problema que puede haber es que al bajar el nivel del lago y al aumentar la temperatura, sube también la radiación, entonces se pueden generan micro algas que complican el proceso de potabilización”, detalló el funcionario.

En igual sentido, detalló que el lago está con volúmenes de agua suficientes para el abastecimiento de la región, estimado en 1.300 hectómetros. “Agua sobra, pero lo que falta es capacidad de potabilización”, advirtió, al tiempo que recordó que la obra de repotenciación del acueducto contempla una segunda planta potabilizadora.

Regulación en lago Fontana y control de  regantes

Bulacio también ponderó que el presupuesto nacional 2021 incluye los fondos para realizar el proyecto “Azud de lago Fontana”, que permitirá regular el caudal del río Senguer, para reducir las pérdidas por evaporación, que se agudizan en esta época del año.

“El proyecto ejecutivo está terminado y faltan dos escritos del Estudio de Impacto Ambiental, que se van a presentar en breve y con eso la provincia puede llamar a audiencia pública para presentar a Nación para que se puede licitar”, detalló.

Valoró que esa obra aportará gran parte de la solución al problema, aunque recordó que las variaciones naturales de los lagos continuarán de acuerdo con la época del año.

Bulacio comentó además el resultado del trabajo de inspecciones que se realiza con regantes de la zona de Sarmiento y los campos que aprovechan el recurso a lo largo del recorrido del río Senguer: “Se sigue trabajando muy fuerte con este tema, ya se llevan regularizados más de  200 permisos de uso obligatorio que deben tener los campos para utilizar este recurso”, ponderó, sobre un total estimado en alrededor de 300 campos que deben ingresar al registro oficial para racionalizar el uso del crítico recurso.