Se calcula que alrededor de 10 mil jóvenes llegaron hace cinco días desde toda distintos puntos de Europa hacia las orillas del lago Mezzano, en la región del Lacio (centro de Italia), para concretar una fiesta de música electrónica clandestina a la que bautizaron el Teknival Space Travel.

Según informaron algunos medios locales, los participantes comenzaron a irse después de una negociación con las autoridades y tras la muerte de al menos un participante.

Según las fuerzas del orden que vigilaron la salida de los participantes e identificaron a algunos de ellos, actualmente quedan en el área cerca de 250 personas, después de que durante la noche los organizadores decidieron terminar con la fiesta que comenzó el 13 de agosto y llegó a congregar a cerca 10.000 personas.

Todo comenzó en la noche del 13 al 14 de agosto, cuando varias caravanas de autos y casas rodantes coparon un campo privado para organizar una “rave” que esperaban continuar hasta el 23 de agosto, a pesar de las altas temperaturas y la ausencia de servicios higiénicos en la zona.

La fiesta clandestina había sido duramente criticada por el alcalde de Valentano, Stefano Bigiotti, por “comprometer la seguridad de toda la comunidad local, no sólo por los altísimos riesgos asociados a la emergencia epidemiológica”, sino también por los posibles daños ambientales.

Abuso, muerte y drogas en una fiesta clandestina que duró más de cinco días

El alcalde hizo público su deseo de que “los culpables de esta perversa y vergonzosa iniciativa puedan ser identificados y llevados ante la justicia sin demora”.

Al menos un muerto y denuncias de abusos sexuales

Según informó Todo Noticias, la polémica se intensificó a raíz de la muerte de un joven italobritánico de 25 años, Gianluca Santiago, cuyo cuerpo fue encontrado por buzos en el lago, donde sus amigos afirmaron que se había adentrado durante la noche, según fuentes policiales.

A pesar de su muerte, la fiesta no se detuvo y hasta cinco de sus participantes fueron hospitalizados por comas etílicos y consumo de drogas.

Además, según informó el diario La Repubblica hubo hasta tres denuncias por violaciones y se vieron perros que murieron por calor e inanición

Trascendió que uno de los participantes hospitalizados dio positivo por coronavirus, y el diario anticipó acerca de “un brote seguro” tras la fiesta.

Para el consejero de Salud de Lazio, Alessio D’Amato , la situación estuvo “fuera de control y no era posible negociar”. “Es necesario restablecer el orden público correcto, identificar a las personas e identificar las responsabilidades de tal reunión”, afirmó.

Políticos como el líder de la Liga, Matteo Salvini, criticaron a la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, por no haber actuado ante esta situación “totalmente fuera de control”.