COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Dario Saldaña en febrero se fue junto a su mujer y su hija a Chile en busca de una oportunidad de trabajo y terminó aislado y sin dinero, viviendo en la casa de una familia.

Dario es de Comodoro y quiere volver a la ciudad, en virtud que el aislamiento por el coronavirus también detuvo la actividad económica en ese país. El hombre está en Villa Mañihuales, una localidad rural cercana a puerto Aysén, vecina de Coyhaique.

El 29 de febrero llegó a la zona con una propuesta de trabajo. Todo iba bien hasta que el coronavirus paró toda la actividad. Por estos días Darío y los suyos viven junto a la familia que le ofreció empleo. Sin embargo, quiere volver porque el bolsillo no alcanza para todos, pero también porque acá tiene casa y una alternativa de sustento.   

“Vine a laburar fijo. Nosotros vinimos el 29 de febrero y a los quince días se pinchó todo. Se comenzó a cortar el laburo por el mismo tema y nos quedamos sin guita, ni siquiera nos dio tiempo a reaccionar”, lamentó en diálogo con ADNSUR.

"Se venía escuchando lo del coronavirus pero no pensamos que iba a ser todo tan rápido. En la casa donde estamos están en la misma. No hay recurso y no hay plata. La única solución es volver a mi casa”, agregó.

El hombre asegura que buscó respuestas en la embajada y en el consulado. Sin embargo, le dijeron “que no puede hacer nada".

"Nos dicen que no tiene facultades para autorizarnos a volver. La Cancillería lo mismo y te derivan con el consulado que está en Puerto Montt. Yo estoy con mi señora y mi nena, si estuviese solo me la rebusco, pero esta difícil”, reconoció.

Hace dos semanas Darío está intentando volver al país. Sabe que repatriaron turistas de Europa, México y Perú, y solo pide la autorización para poder cruzar la frontera, algo que intentó hace tres días.

“El miércoles intente cruzar. Me llevaron a la frontera, en el paso Los Huemules. Mi suegro llegó del lado argentino y yo del lado chileno pero no me dejaron pasar. Me decían que yo tenía que tener un permiso del Consulado, pero ellos dicen que no, nos tratan como si nos hubiésemos buscado esto”.

El pedido de Darío y su familia es concreto. “Se que hay gente que está peor, que no tiene alguien que lo pueda acercar a la frontera. Pero a mi si me pueden acercar. Yo no estoy pidiendo plata al Estado, nada, solo que nos dejan pasar y volver a la ciudad para cumplir la cuarentena. Estamos aislados en el medio del campo, así que no tenemos con nadie. Solo queremos volver a nuestro país”, reclamó.