En las últimas horas, tras su nacimiento, un bebé prematuro fue dado por muerto en un hospital de Brasil. Horas después, cuando se encontraba en la funeraria, notaron que vivía. Estaba próximo a ser enterrado antes de ser enterrado. 

Una madre de 18 años, sintió fuertes dolores y tuvo un fuerte sangrado, por lo solicitó que un médico la atendiera en el estado de Rondonia. Extrañamente, estaba al tanto que estaba embarazada, no había presentado síntomas compatibles que la hicieran notarlo.

Así fue que la trasladaron a un hospital, donde dio a luz, pero, lamentablemente, el personal de salud le indicó que su hijo “nació muerto”, según detalló el diario británico The Sun. Luego, mientras el cuerpo estaba en la funeraria y se preparaba su entierro, lo encontraron con vida.

Un portavoz del Departamento de Salud de Ariquemes explicó que “la funeraria vino a buscarlo y estaba muerto”. “De alguna manera ese latido volvió. Para mí, es un milagro”, sostuvo el funcionario.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!