SANTA FE (ADNSUR) - A modo de bar, la Iglesia Redentor ubicada en San Lorenzo lució mesas y sillas, clientes y algunos vasos simulando las bebidas que se sirven en los locales gastronómicos. "Queremos ejercer nuestro derecho constitucional de practicar nuestra Fe. Nos preocupa que cercenen nuestros derechos", sostuvo el pastor Daniel Cattaneo.

La reunión se produjo el miércoles pasado, día en el que la Iglesia cumplió 75 años de estadía en esa ciudad de Santa Fe. Se trató de un festejo pero también de una protesta contra las restricciones definidas por el gobernador Omar Perotti, en el contexto de la pandemia de coronavirus.

"Los bares pueden abrir, los negocios pero nosotros no. ¿Por qué nos discriminan?",  cuestionó Cattaneo. Y señaló que creyeron que iban a poder abrir cuando el lunes se publicó el decreto 487 con las nuevas actividades que se sumaron a las exceptuadas del aislamiento.

"Pensamos que se habría escuchado nuestro pedido pero cambió todo y volvimos a lo que ya nos habían permitido, que es el ingreso de grupo de un máximo de 10 personas", dijo a El Litoral. Y recordó el artículo 14 de la Constitución Nacional que se refiere a la libertad de cultos.