Un escape de gas provocó una explosión que destruyó totalmente la escuela 731 "Gran Malvina" del barrio Pietrobelli, en la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia.

Resultaron heridos alrededor de 14 estudiantes que se encontraban jugando al fútbol en el playón, ese día también un grupo de docentes se hallaba en el establecimiento porque asistían a un curso de capacitación
11 años después algunos  de los estudiantes percibieron una indemnización tras el litigio presentado contra el Ministerio de Educación de Chubut.

Fueron seis ex estudiantes los que recibieron  una indemnización de 227 mil pesos cada uno, en concepto de daños morales, materiales y gastos terapéuticos. El pago fue otorgado finalmente en el mes de junio de 2012 y paradójicamente el ministro de Educación era el propio Luis Zaffaroni quien en su momento era el vicedirector del establecimiento y estaba ese día.

Por precaución, la funcionaria que ocupaba el cargo de Ministra de Educación, Graciela Albertella, ordenó suspender las clases en toda la provincia durante una semana, tiempo que se aprovechó para revisar a fondo las instalaciones de las escuelas para evitar casos similares.

Lo cierto es que la ola expansiva voló las puertas de acceso al establecimiento y también destruyó íntegramente el salón de usos múltiples, rompió cañerías y provocó el desprendimiento de gran parte de la estructura de hormigón.

A partir de entonces comenzaría otra lucha para la comunidad educativa de la escuela afectada, que debió durante largo tiempo  realizar múltiples manifestaciones, con abrazos simbólicos incluidos, hasta que el gobierno les reconstruyó el edificio. Mientras tanto, anduvieron desperdigados por otros establecimientos de la ciudad.

Los problemas de gas en las escuelas, inconveniente que no pasa de moda, sigue de gobierno en gobierno.