ESTADOS UNIDOS (ADNSUR)- Cerca de 170 profesionales de la salud argentinos, que se encuentran varados en Estados Unidos y Europa, aguardan impacientes el retorno al país para ponerse a disposición del sistema de salud y hacerle frente a la pandemia del coronavirus.

Diferentes historias se conocieron a través de las redes sociales, bajo hashtag #MedicosArgentinosVarados, y todos expresan el mismo deseo de regresar a Argentina. Así lo informó TN Noticias.

Juan García, pediatra que trabaja en el Garrahan, es uno de los profesionales afectados por el cierre de fronteras. Viajó a principios de marzo a EEUU para un curso formativo en el Children’s National Hospital de Washington, que fue suspendido a causa de la pandemia.

“Me comuniqué con el Consulado argentino y me advirtieron que volara cuanto antes a Miami, que allí las chances de viajar eran más altas. Tomé el primer vuelo que pude, llegué el 19 de marzo y me instalé en un hotel”, comentó García. El pediatra está a la espera de poder sumarse a uno de los vuelos de repatriados. “Guardo 500 dólares para pagar el pasaje por Aerolíneas, si sale la chance. Ahora la prioridad son las personas que están dentro de los grupos de riesgo”.

Miami, para los argentinos varados en Estados Unidos, es el portal de salida de aquel país. “Ahora estoy pendiente de cualquier novedad para volar hacia Florida”, dice Lucia Fazzito desde Boston. Ella es psiquiatra de la Clínica Fleni y becaria del Conicet, y el cierre de las fronteras la sorprendió en esa ciudad, adonde fue para entrenarse en una nueva técnica para luchar contra la depresión al Massachusetts General Hospital que depende de la Universidad de Harvard. “Llegué el 26 de febrero, recién se empezaba a hablar del coronavirus en la Argentina y en los Estados Unidos. A los 10 días de estar me avisaron que se cerraba el laboratorio donde estaba”, contó Lucía.

A partir de ese momento, quedó varada en el departamento que alquiló para estar los tres meses que iba a durar su preparación. “Me cansé de llamar al Consulado y no me atendieron. Así que entré a la página web y completé un formulario de Covid-19, para mi repatriación. Nunca tuve respuesta. Lo peor es que me pude comunicar con el consulado de Nueva York hace poquito y me dijeron que no tenían registro mío, eso es lo que más me alteró. Les mandé una foto del formulario que llené y me respondieron que no tenían esa información. Así que lo volví a hacer, pero quedé como un mes demorada”, explicó.

En Europa, la situación es similar. Nicolás Beccerica, residente de urología en la ciudad de Santa Fe en la clínica de “Nefrologia, Urología y Especialidades Cardiovasculares”, se encuentra en Barcelona. “Somos alrededor de 130 que estamos varados. El 90 por ciento, calculo, de España, y algunos con familia. No hemos tenido noticias ni comunicación de los organismos oficiales desde la Argentina".

“No exigimos algo inmediato, pero sí un cronograma, que haya una organización, una respuesta y orden de prioridades, que los mayores de 65 vayan en los primeros aviones. Pero todo es incierto, algunos dicen que nos tendremos que quedar hasta junio”, aseguró.