BUENOS AIRES - Desde siempre las tareas de cuidado recayeron en las mujeres, que han asumido que debían encargarse de hacer compras, cocinar, lavar, planchar, criar hijos, cuidar abuelos. El avance de las mujeres en el estudio y en el mundo laboral no logró que las mujeres pudieran desentenderse de estar tareas sino que le sumaron horas de trabajo a sus días. Muchos varones siguieron como si nada, algunos comenzaron a "ayudar" y la minoría comparte las responsabilidades. La campaña #YoMeOcupo les habla a ellos, les pide que revean su lugar de privilegio y que se hagan cargo de las tareas domésticas. 

En Argentina las mujeres se hacen cargo del 65% de las tareas del hogar frente al 35% de los varones. Y al menos la mitad de las mujeres admiten estar sobrecargadas especialmente desde que empezó la pandemia del coronavirus.

Con el objetivo de promover la conversación entre varones acerca de su rol en casa, la Iniciativa Spotlight -una alianza de la Unión Europea y las Naciones Unidas para poner fin a las violencias contra niñas y mujeres- lanzó la campaña #YoMeOcupo que, además, busca visibilizar el impacto que tiene en las mujeres la carga mental que implica pensar, planificar y coordinar las tareas del hogar y de cuidado.

En Argentina, la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) remarca que, mientras que las mujeres dedican 6,4 horas diarias a las tareas del hogar, los hombres sólo lo hacen 3,4 horas. A ello debe sumarse que el 84 por ciento de los hogares monoparentales están a cargo de mujeres, lo que refuerza aún más esa sobrecarga.

#YoMeOcupo: la campaña que le habla a los hombres para que se hagan cargo de las tareas domésticas

#YoMeOcupo consta de una serie de spots y materiales para redes sociales que apelan a escenas cotidianas que son abordadas desde el humor con el propósito de reflejar lo naturalizado que está en la sociedad que las tareas en el hogar y de cuidados son responsabilidad de las mujeres y cómo esas ideas provienen de estereotipos de género que sirven a los varones para evadir su responsabilidad.

Estos estereotipos se basan en la división sexual del trabajo, que ubica a las mujeres a cargo de lo doméstico, el cuidado y la crianza, y a los varones como proveedores que trabajan fuera del hogar.

"¿Por qué es importante hablar de carga mental? Porque para revertir una situación y resolver un problema, primero hay que visibilizarlo. Es necesario que las mujeres reconozcan que parte de su agotamiento cotidiano tiene que ver con esa carga, pero también que los varones se involucren en tratar de definir esquemas más equitativos en la distribución de tareas vinculadas con el hogar", asegura Valeria Serafinoff, Coordinadora de la Iniciativa Spotlight en Argentina. Y agrega: "Para una sociedad más igualitaria, los varones deben dejar de tener un papel de ayudador y ocuparse de forma activa de las tareas del hogar y de cuidado".

La campaña pone en el centro de la escena la figura del "ayudador", que se refiere a aquel varón que se ocupa de realizar las tareas del hogar si se lo piden o espera a que le den indicaciones. "Ser ayudador no alcanza. Esperar a que te lo pidan tampoco", es una de las ideas centrales de la campaña.

#YoMeOcupo: la campaña que le habla a los hombres para que se hagan cargo de las tareas domésticas

"Cada vez son mayores los consensos acerca de la necesidad de construir líneas de intervención en el campo de las masculinidades para poder transformar las relaciones sociales de género y que eso implique un trabajo de sensibilización, de interpelación, y de implicaciones de los varones en particular. Todas las acciones en ese sentido son bien recibidas porque dan cuenta de una deuda que venimos arrastrando en el desarrollo de una agenda específica de trabajo con varones y masculinidades", dice a Clarín Luciano Fabbri, Doctor en Ciencias Sociales e integrante del Instituto de Masculinidades y Cambio Social.

"Esta campaña #YoMeOcupo es una forma de comenzar a desprivatizar, desfamiliarizar y desfeminizar las tareas de cuidado, asumiendo que son una problemática política y pública y que las campañas de interés social en ese sentido son un aporte que politiza esa agenda, y esta campaña la desfeminiza porque está orientada directamente a interpelar a los varones, y en ese sentido es un gran acierto", agrega Fabbri.

"La campaña #YoMeOcupo apunta a visibilizar las inequidades de las tareas domésticas entre hombres y mujeres, donde generalmente son las mujeres las principales responsables y a veces únicas de las tareas de cuidado y de trabajo doméstico", explica a Clarín Alejandra García, Especialista en Género en Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de Naciones Unidas  .

#YoMeOcupo: la campaña que le habla a los hombres para que se hagan cargo de las tareas domésticas

"Las encuestas sobre el uso del tiempo midieron ya las cantidades diferenciales de horas que ocupan mujeres y varones. Es una de las principales barreras para su autonomía económica y también una de las barreras para que exista equidad entre hombres y mujeres en el uso del tiempo -sigue García- Esta división sexual del trabajo, que dejaba a las mujeres recuidas en el espacio privado y a los hombres en el espacio público, sigue y sigue perpetuando estereotipos. Esta campaña visibiliza esta desigualdad y busca ir transformando estos roles y estereotipos que reproducen desigualdades de género".

"Las mujeres no solo se ocupan de la limpieza, la cocina, y los cuidados sino también de acompañar con las tareas, de cuidadr a los adultos mayores y a supervisar las tareas de otra mujer si es que pueden tercerizarlas. El Estado debe también sacar de los hogares muchas de estas tareas. En el sistema de Naciones Unidas trabajamos fuertemente en deconstruir estos estereotipos y poder avanzar hacia una igualdad de género sustantiva y real en las prácticas cotidianas", concluye la especialista. 

Algunos datos sobre la economía de los cuidados: El trabajo doméstico y de cuidados no remunerado (TDCNR) es el sector de mayor aporte a la economía, estimado en un 15,9% del PIB, lo que representaría en términos monetarios alrededor de 4 billones de pesos, según un informe elaborado por la Dirección de Economía, Igualdad y Género (DNEIyG) del Ministerio de Economía. A su vez, al analizar el TDCNR por género, el estudio concluye que el 75,7% de las tareas son realizadas por mujeres -es decir, más de las tres cuartas partes y, de este modo, dedican diariamente 96 millones de horas de trabajo no remuneradas a las tareas del hogar y los cuidados.

La Encuesta Nacional sobre la Estructura Social, realizada por un grupo de universidades públicas, determinó que las áreas en las que la participación de las mujeres es mayoritaria es en la limpieza de la casa, la elaboración de comida, el planchado y el cuidado de enfermos y personas mayores. Los hombres tienen mayor participación en la construcción y reparación de la vivienda.

Según la Encuesta de Percepción y Actitudes de la Población. Impacto de la pandemia y las medidas adoptadas por el gobierno sobre la vida cotidiana de niñas, niños y adolescentes, realizada entre el 8 y 15 de abril por UNICEF, el 51% de las mujeres entrevistadas manifestó que la sobrecarga de tareas de cuidado sobre ellas se exacerbó durante el ASPO.

Según la encuesta “Impacto del COVID-19 en los hogares latinoamericanos” realizada por la consultora Bridge The Gap sobre el reparto de tareas domésticas en Argentina, el 60% de los varones creen que las tareas se reparten por igual, mientras que sólo el 30% de las mujeres considera lo mismo.

Además de los materiales para redes sociales está prevista la realización de un webinario para brindar herramientas a varones de diferentes ámbitos para alivianar la carga mental a cargo de Fabbri y García. Será el miércoles 11 a las 17 hs a través de https://www.youtube.com/IniciativaSpotlightArgentina.