Uno de los factores para elegir el vino es en función de la estación del año. Siempre puede ofrecerse una variedad de vinos, pero si se casan en meses calurosos pueden optar por vinos blanco como el sauvignon blanc o chardonnay. En invierno, es mejor inclinarse por vinos tintos con sabores más audaces, como un cabernet o merlot.

Otro factor es el menú. Si el primer plato está compuesto por carnes blancas, pescados o mariscos, la mejor elección es un vino blanco. Son más ligeros, deben ser preferentemente joven y que lo sirvan a temperatura ambiente. Un ejemplo puede ser sauvignon blanc, chardonnay y pinot noir. Pero si la opción es una ensalada o un plato de pasta, pueden acompañarlo con un vino rosado. Y finalmente, si sirven carnes rojas pueden acompañarlas de un buen vino tinto como cabernet y merlot para realzar los sabores.

Los postres pueden acompañarse con un vino dulce y la torta de novios con un champagne que puede aprovecharse para realizar el brindis.

¿Te casas? Tips para elegir los vinos ideales para una boda

Una fuerte tendencia es servir vinos de estilo familiar. Basta con colocar las botellas de vino en cada mesa (uno tinto y uno blanco) y los invitados pueden servirse el que gusten. El servicio de catering sólo deberá estar atento a la reposición de las botellas vacías. Esta opción es ideal para casamientos íntimos.

Si tienen dudas lo ideal es que consulten con el chef o sommelier del servicio de catering que hayan contratado, ellos mejor que nadie saben cómo combinar los sabores y elegir vinos que realcen cada plato.

Fuente: casamientos.com.ar