MENDOZA (ADNSUR) - Andrés Ciro Martínez -de la mano del joven enólogo Andrés Vignoni- sacó al mercado este lunes su propio vino. Lo llamó "Tan Solo",  nombrado así por la icónica canción de Los Piojos.

Este tinto de cosecha 2019 tiene una composición varietal de 87% Malbec, 8% Cabernet Sauvignon y 5% Syrah, proveniente de distintas viñas de La Consulta, Gualtallary y Perdriel.

Andres Ciro Martinez on Twitter

Andrés Ciro Martínez se suma esta vez a una enorme lista de músicos de rock que también encontraron en el vino un mundo nuevo de sensaciones, como el mendocino e integrante de Enanitos Verdes, Felipe Staiti, quien en a principio de 2013 se juntó con el enólogo de Monte Viejo y así nació un malbec con un poquito de syrah 2010 llamado directamente “Felipe Staiti”

El laureado músico Gustavo Santaolalla desembarcó hace años en Mendoza de la mano de otro colega y amigo: Tilín Orozco. Con su propia finca en Agrelo y su bodega ubicada en Lunlunta, junto al enólogo Juan Carlos Chavero desarrolló varias líneas de vinos y fue galardonado con el título de Embajador del Vino en el año 2008, por Wines of Argentina.

Pedro Aznar, también en sociedad con Pelleriti, creó la línea de vinos Octava (malbec y dos blends de alta gama), con viñedos en el predio The Vines of Mendoza, del Valle de Uco, lugar donde también tiene su propia bodega llamada Abremundos, que en 2016 tuvo su primera cosecha en Tunuyán. La particularidad de este emprendimiento es la apuesta además por variedades poco comunes como carignan, albariño y mouvedre.

La lista de los asesorados por Pelleriti no termina ahí, Juanchi Baleiron (de Los Pericos) con su vino malbec Malbecaster; el líder de Catupecu Machu, Fernando Ruíz Díaz; Coti Sorokin y el guitarrista Rano Sarbach, son otros que se suman.

En el ámbito internacional, también es posible encontrar a artistas que quedaron cautivados por las bondades del vino mendocino y decidieron dejar su sello en algunas botellas. Entre ellos están el cantante de U2, Bono, quien estuvo en la provincia en abril de 2011 y se mostró muy interesado en invertir en vides. El guatemalteco Ricardo Arjona fue uno de los pioneros y en 2003 decidió elaborarlos en la bodega Dominio del Plata en Luján de Cuyo.