En un año que ha sido difícil para todos, los cambios de humor se han convertido en algo habitual para la mayoría. Pero ¿qué se considera depresión de bajo grado y cómo saber si se tiene?. En un reciente artículo para la revista Vogue, la Dra. Tara Swart, autora de The Source: Open Your Mind, Change Your Life, y la Dra. Tosin, conocida como Mind Body Doctor, detallan los signos y síntomas que debes tener en cuenta.

“Sentirse deprimido o triste en algún momento de la vida es normal y todos pasamos por una serie de emociones”, explica la Dra. Tosin. “Para muchas personas esto suele ser momentáneo, pero para algunos estos sentimientos pueden persistir y manifestarse sutilmente en su vida diaria, y esto es lo que solemos llamar depresión de bajo grado". 

"Es el sentimiento crónico de tristeza y sensación de bajo estado de ánimo y energía. Estos sentimientos pueden haber estado presentes durante tanto tiempo que muchas personas ni siquiera se dan cuenta de que están deprimidas. Es importante darse cuenta de que, aunque se presente como una forma más leve de depresión, sigue siendo importante y requiere atención y cuidados”, señaló. 

Ambas expertas coinciden en que algunos de los síntomas de la depresión de bajo grado son: comer en exceso o tener poco apetito, cansancio o falta de energía, insomnio o hipersomnia (dormir demasiado), pérdida de interés por las actividades cotidianas y aislamiento de los demás, baja autoestima, sentimientos de desesperanza, dificultad de concentración, irritabilidad e ira. Según la doctora Swart, otros síntomas pueden ser la falta de memoria, la pérdida de libido o simplemente no disfrutar de las cosas que antes se hacían.

Según la Organización Mundial de la Salud, más de 264 millones de personas de todas las edades sufren depresión. Pero, ¿cuáles son las diferencias entre la depresión de bajo grado y la severa?. La depresión grave es cualquiera o algunos de los síntomas enumerados anteriormente, pero durante un periodo de tiempo prolongado (más de dos semanas), y de una naturaleza y gravedad que debilita la vida normal, el trabajo y las relaciones”, explica Swart.

¿Qué se puede hacer para tratar a la depresión de bajo grado? 

Para la mayoría de las personas, sufrir una depresión puede significar simplemente pasar de un día a otro es una lucha. Pero buscar ayuda cuando se necesita es de vital importancia. “En caso de depresión grave, es fundamental buscar ayuda psiquiátrica especializada”, aconseja la Dra. Swart, quien al igual que la Dra. Tosin resaltan la importancia de buscar apoyo en familiares para hablar de lo que ocurre y de lo que está pasando por sus mentes.

“En el caso de una depresión leve, se puede hablar con un médico de cabecera, un terapeuta o tratar de controlar los síntomas por sí mismo haciendo una pausa en el trabajo o en la rutina habitual. Y centrándose en el autocuidado, como el ejercicio suave, la mediación, mantenerse bien hidratado, comer alimentos nutritivos y de fácil digestión, mantener horarios regulares de sueño y vigilia (y no dormir más de 8h 15m, ya que esto es depresivo), hablar con la familia y los amigos, llevar un diario y conectar con la naturaleza”.