COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La conmoción e indignación generalizada que se produjo en todo el país por el robo de vacunas rusas del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia dejó paso además a la sorpresa e incredulidad por el robo, ya que esas dosis no le servirían a nadie.

Así lo destacaron en diálogo con ADNSUR tanto el ministro de Salud provincial, Fabián Puratich; como el director del Hospital Regional, Eduardo Wasserman.

La afirmación de ambos se base en evidencias científicas.

Por ejemplo, Puratich aseguró: "al ser las segundas dosis, su aplicación no tendría mucho sentido si esas personas no recibieron las primeras dosis”. 

“Hay un plazo mínimo de 21 días para la aplicación de las segundas dosis y luego se puede esperar hasta 6 semanas", explicó.

Además, dijo: "en caso que se apliquen sólo estas segundas dosis, no se van a provocar daños en la salud pero tampoco la inmunidad que se busca obtener porque la segunda potencia a la primera dosis”.

Por su parte, Wasserman coincidió: "es complejo el tema. No tiene mucho sentido. Si fue de la segunda dosis, tienen que haber tenido puestas la primera mínimamente. Y sin la primera no sirve".

"La vacuna en media hora hay que colocarla, de lotes de a 5 personas porque pierde la efectividad y hay que desecharla. No tiene mucho sentido el robo", consideró.