NEUQUÉN - Antes de morir, Solange Musse escribió una carta donde expresó su dolor por el maltrato que sufrió su papá, Pablo, quien desde Plottier había viajado junto a su cuñada a Córdoba para poder verla, pero le negaron el ingreso. La joven tenía cáncer y murió este viernes.

"Quiero que entiendan que mientras viva tengo mis derechos y quiero que sean respetados. Lo escribo porque no puedo hablar mucho. Lo que han hecho con mi padre y mi tía es inhumano, humillante y muy doloroso", inició Solange la carta que, este miércoles, fue leída al aire por la reportera de El Doce, mientras le hacían una entrevista televisiva en vivo.

Solange se encontraba con su mamá Beatriz en Alta Gracia y realizaba el tratamiento contra el cáncer en el sanatorio Allende. La joven escribió la misiva ya que le costaba hablar, e incluso este jueves brindó otra entrevista en TN, donde manifestó su angustia por no haber podido ver a su familia.

"Mi papá es todo y lo necesito mucho", dijo Solange. "No puedo creer todo lo que ha pasado. Era el derecho del padre a estar con su hija y el derecho de su hija a estar con su padre, nada más, eso era lo único que querían", expresó, por su parte, Beatriz.

"El maltrato que hubo desde Córdoba a Neuquén fue terrible, un ensañamiento total, perseguidos por la Policía como si fueran delincuentes. No puedo creer lo que hicieron", añadió.

Consultada sobre cómo impactó en su hija el hecho de que su papá no haya podido llegar a Córdoba, Beatriz respondió: "Mal, muy mal, porque ella tenía que empezar la quimio, él la tenÍa que ayudar para hacer cosas. Empezó con vómitos, llora mucho, extraña mucho, Quiere estar con la familia, es simple, nada más".

LA CARTA DE SOLANGE

"Hola, soy Solange, hija de Pablo Musse y sobrina de Paola Oviedo. Quiero que entiendan que mientras viva tengo mis derechos y quiero que sean respetados. Lo escribo porque no puedo hablar mucho. Lo que han hecho con mi padre y mi tía es inhumano, humillante y muy doloroso.

Siento tanta impotencia de que sean arrebatados los derechos de mi padre para verme y los míos para verlo. ¿Quién decide eso, si queremos vernos? Acuérdense: hasta mi último suspiro tengo mis derechos, nadie va a arrebatar eso en mi persona. Lo único que necesito es que escuchen a mi familia y a mí. Las decisiones ante esta pandemia están en cuidarse con todas las precauciones, y eso era lo que iba a pasar.

Ansiaba ver a mi tía y a mi papá. Estoy muy triste por todo lo que les hicieron a los dos. Los trataron muy mal, los maltrataron, hicieron lo que quisieron como si fuesen delincuentes. Quiero estar con mi familia y que no sean maltratados por nadie.

Espero que esto que ha pasado con mi familia no le suceda a más nadie. ¿Hasta dónde llegan nuestros derechos? Quiero que se sepa todo esto por el dolor de la familia. No quiero que nadie más sufra por estas situaciones, ni mi familia, ni ningún ser humano que está pasando por esta misma situación porque estoy segura que no soy la única. Amo a mi familia y nadie va a hacer lo que quiera con ellos, quiero que esto quede bien claro. Gracias por difundirlo y a no callarse".

Fuente: La Mañana