BUENOS AIRES (ADNSUR) - De norte a sur, los principales centros de esquí del país son Las Leñas y Penitentes, en Mendoza; Caviahue, Chapelco y Cerro Bayo, en Neuquén; Cerro Catedral y Laderas, en Río Negro; La Hoya, en Chubut y Cerro Castor, en Tierra del Fuego. En la mayoría de estos sitios, con excepción de Mendoza, que no abrirá, todos esperan las novedades oficiales, aunque entienden que el tiempo se agota y que el escenario para esta temporada es sombrío. Así, las principales provincias donde reina el deporte blanco, la situación epidemiológica no está desbordada, pero hay preocupación por algunos rebrotes. Así, en Río Negro ya son más de 1050 los casos de Covid-19; en Neuquén, más de 660; en Mendoza, más de 260; en Chubut más de 190 casos y en Tierra del Fuego más de 150 positivos.

La pandemia de Covid-19  golpea en el corazón de la montaña argentina. El temor a los contagios, el bloqueo del turismo nacional e internacional y los altos costos operativos se han convertido en un combo explosivo que derrite, al menos hasta mitad de julio, las posibilidades de apertura de los complejos, con una imagen paradójica de fondo: niveles récord de nieve.

 Los centros de esquí argentinos, cerrados y con récords de nieve

Eso sí, las pérdidas en el sector son impactantes: más de 1000 millones de pesos, sin contar el derrame que genera la actividad, con 5000 empleos fijos y 65.000 indirectos, según indicaron a La Nación fuentes del rubro. Por eso, la preocupación es grande, lo que llevó a las empresas a acudir en los últimos días al Gobierno nacional para recibir asistencia financiera y poder sostener a los trabajadores. Aseguran que la compleja situación se va "comiendo los días", de los 90 que tienen para luego vivir durante los 365 del año. Al mismo tiempo, comprenden que es una cuestión donde debe primar la salud y la responsabilidad social empresaria.

Todo indica que, salvo algunas excepciones como parques de nieve o esquí que podrían abrirse para los locales, los complejos invernales deberán resignarse y poner sus ojos en la temporada 2021, con la expectativa de que el clima nuevamente les juegue a favor con nevadas como las de estos días.

 Los centros de esquí argentinos, cerrados y con récords de nieve

"Hay muchas ganas y desesperación por volver a esquiar. Por ejemplo, en Cerro Bayo, con estas grandes nevadas y al estar cerrado el complejo, los pisteros no hacen el trabajo, por lo que hay que tener cuidado. Hay pobladores de la zona que se acercan al cerro caminando y es muy peligroso, porque se tiran por cualquier lado", advierte Torres García, titular de la cámara del sector.

Chapelco es uno de los centros invernales que podría abrir sus puertas a los locales, aunque deben esperar el aval oficial, ya que se registraron nuevos casos de coronavirus en Neuquén que encendieron las alertas. "Estamos esperando poder abrir. Por cómo está la situación en la provincia y cómo va evolucionando pensamos en una primera apertura local, en la que esperamos contar con entre 300 y 800 esquiadores diarios, residentes de San Martín y Junín de los Andes", indica Agustín Neiman, gerente general del complejo en San Martín de los Andes.