El ministro de Educación de Nación, Nicolás Trotta rechazó que exista una presión política respecto a las clases en las aulas y aclaró que “lo que presiona es la realidad”, en referencia a los altos niveles de casos de coronavirus y ocupación de camas en las terapias intensivas.

Previo al inicio de la reunión del Consejo Federal de Educación, Trotta dialogó con radio AM 990 y sostuvo que “no hay una presión política” para suspender las clases presenciales “sino que la que presiona es la realidad” en distritos con indicadores “que superan o triplican a los límites que tienen Alemania o Estados Unidos para suspender las clases y pasar al modo virtual”.

“Hay un debate irracional, inexplicable, luego de la judicialización de medidas para cuidar la salud y la vida”, sentenció el titular de la cartera educativa.

En ese marco, enfatizó sobre el planteo del Gobierno de Alberto Fernández a jurisdicciones como Córdoba y la Ciudad de Buenos Aires, que no acataron las medidas de restricciones para mitigar los contagios en niveles de alarma epidemiológica y no suspendieron las clases presenciales.

“Les pedimos a las jurisdicciones en alarma que garanticen la no presencialidad”, dijo Trotta

“Le estamos planteando a Córdoba y a la Ciudad pasar a la virtualidad por la gravedad de los altos contagios que hay. Es incomprensible el no respeto por los indicadores objetivos de la pandemia como ocurre en el Ciudad”, remarcó Trotta.

En ese marco, agregó: “Les pedimos a las jurisdicciones en alarma que garanticen la no presencialidad. Que garanticen las clases virtuales porque hay muchas familias que deciden no enviar a sus hijos de manera presencial a la escuela por protección o miedo a la situación de emergencia que existe en esos distritos”, apuntó.

“También pedimos que no se apliquen descuentos a los docentes y que se garantice su tarea en la no presencialidad en estas zonas con indicadores en alarma sanitaria”, agregó.

Trotta continuó: “Ningún país estuvo exento de equivocaciones en el marco de la administración de la pandemia, pero es inexplicable la actitud de ciertos dirigentes de la oposición que subestiman lo que implica transitar una pandemia”.

“Ninguna medida asociada a la limitación de circulación en este marco merece ser asociada a una ruptura de las libertades individuales”, señaló el funcionario nacional.