COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - En las primeras horas de este sábado el presidente Alberto Fernández informó en su cuenta de Twitter que un test rápido de covid-19 había resultado positivo y que se encontraba aislado. La noticia sorprendió en algunos ámbitos, ya que el mandatario había recibido las dos dosis de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus

En el mismo posteo de Twitter realizado por el presidente, los responsables de la fabricación de la vacuna rusa, que tiene un 91,6% de efectividad, "lamentaron" que el presidente argentino se haya contagiado y le desearon "una pronta recuperación".

Fernández integra así la lista de otros 17 mandatarios que se contagiaron de coronavirus desde el inicio de la pandemia, con la particularidad de que -en su caso- había recibido una vacuna.

Los cuestionamientos a la efectividad de las vacunas no se hicieron esperar y las redes se convirtieron rápidamente en un ámbito de discusión. Por esto, un grupo de científicos argentinos, agrupados bajo el perfil de Twitter @ciencia_nuestra, publicaron en esa red social una serie de aclaraciones y premisas "intentando evitar el pánico y aprovechando el momento para concientizar", indican al iniciar una serie de posteos.

En principio, señalan que "el test de antígenos (Ag) no es confirmatorio de diagnóstico. Debe realizarse una PCR para esto. Sin embargo, queremos aclarar que el estar vacunado NO es razón para que el resultado del test de antígenos sea positivo".

Al respecto, especifican que "mediante las vacunas contra COVID-19 que utilizan adenovirus como la Sputnik V sólo se generan antígenos ("pedacitos" del virus) en la zona de aplicación de la misma", pero que estos "no llegan al tracto respiratorio dónde se realiza el hisopado".

"Tanto el test de Ag como el de PCR son diagnósticos, aunque la sensibilidad del de Ag es inferior (~ 80% y a veces menos), frente a la PCR >90%. Ambos deben realizarse al presentar síntomas o a partir de los 7 días de ser contacto estrecho para favorecer la detección del virus", agregan.

 

Ciencia Nuestra on Twitter

 

Asimismo, remarcan que "las vacunas demostraron reducir ampliamente hospitalizaciones y muertes por COVID-19 (en la mayoría de las aprobadas, hasta el 100%). Sin embargo, NO fueron 100% eficaces en disminuir síntomas leves o moderados (eficacias del 50 al 95% dependiendo la vacuna)".

Recuerdan que  la finalidad de esta campaña de vacunación es REDUCIR las hospitalizaciones y muertes causadas por COVID-19. No así la probabilidad de contagiarse y tener una enfermedad LEVE o moderada"

"Hay indicios de que al vacunar a un gran porcentaje de la población (70%), se reducen también los contagios (Israel, Emiratos Árabes). Sin embargo, es temprano para afirmarlo y por eso, más allá de que accedamos a la vacunación, debemos continuar con los cuidados", señalan.