CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El Presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció el miércoles a la noche una nueva serie de restricciones ante la llegada de la segunda ola de coronavirus y el aumento de casos. Entre las medidas, se suspenderán las clases presenciales en el AMBA y Capital Federal.

"Los chicos juegan cambiándose los barbijos entre sí", argumentó el mandatario nacional para defender dicha decisión.

Horas después, Unicef junto a la Sociedad Argentina de Pediatría emitieron un comunicado advirtiendo sobre los riesgos de la suspensión de las presencialidad de los chicos en las aulas.

"La ESCUELA es indispensable para su desarrollo y bienestar, para la adquisición de conocimientos y el fortalecimiento de aspectos psíquicos y sociales. Su ausencia genera graves consecuencias para su salud, tanto emocionales como físicas", detallaron en uno de los párrafos del comunicado.

Y "la ESCUELA además constituye un sitio seguro mientras sus padres, madres y cuidadores/as trabajan, contribuyendo así́ a la actividad económica de la sociedad. Es una herramienta de equidad social indispensable, particularmente en los grupos sociales más vulnerables".

La Unicef y la Sociedad de Pediatría piden garantizar las clases. Foto: archivo
La Unicef y la Sociedad de Pediatría piden garantizar las clases. Foto: archivo

Y en este marco, recordaron que "la Convención sobre los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes fue ratificada por Argentina, otorgándole rango constitucional. En ella, los Estados partes reconocen el derecho de los niños, niñas y adolescentes a la educación, y que la misma se pueda ejercer progresivamente y en condiciones de igualdad de oportunidades. (Art.28 CDN)".

"La situación de encierro, la falta de interacción social, la pérdida del trabajo, y la incertidumbre general que ha originado esta pandemia es el ambiente propicio para aumentar el estrés y las situaciones de violencia. A ello debemos sumarle las inequidades sociales, puestas en evidencia por la pandemia, que se han recrudecido y aumentan el abismo educativo entre quienes acceden al uso de la tecnología y quienes carecen de la misma", informaron.

"La ESCUELA es un lugar seguro y trabajar con niños y niñas, NO es un factor de riesgo: la responsabilidad de que continúe así recae en los adultos responsables del cumplimiento de los protocolos elaborados y en la construcción y aplicación de las medidas sociales necesarias para sostener la presencialidad, tanto en la escuela como en las familias. Es por ello que la Sociedad Argentina de Pediatría y UNICEF instan a las autoridades a que esta decisión de la NO presencialidad escolar por las razones epidemiológicas de público conocimiento, sea durante el menor tiempo y lo más sectorizado posible", concluyeron.

Aquí el comunicado completo: La escuela es lo último en cerrar: UNICEF y la Sociedad Argentina de Pediatría alertan sobre los riesgos de la no presencialidad en las aulas