COMODORO RIVADAVIA - La lengua no es algo estático a inamovible. Está vivo, como las sociedades que la usan y la transforman. La realidad siempre va por delante del lenguaje, aseguran los académicos y por eso, la tarea de la Real Academia Española es fundamental. En los últimos años, el feminismo se ha propuesto acabar con las desigualdades de género que existen en el idioma español y surgió el lenguaje inclusivo. Pero no son estas las únicas palabras que analiza la RAE para incorporar a sus dusccionarios. Actualmente también están en el Observatorio de la Real Academia Española “transfobia”, “porfa”, “funar”, “bot”, “videollamada”, “loguear” e “influencer”.

Hace cuatro días, la institución nacida en el siglo XVIII presentó su renovada página web para poner en marcha la Academia digital. Allí se puede ver en línea el trabajo del Observatorio, cuya tarea es “ofrecer información sobre palabras (o acepciones de palabras) y expresiones que por el momento no aparecen en el diccionario, pero que han generado dudas”.

Por ejemplo, la Real Academia Española, escribre sobre "elle" (pronombre que alude a personas no binarias): "El pronombre elle es un recurso creado y promovido en determinados ámbitos para aludir a quienes puedan no sentirse identificados con ninguno los dos géneros tradicionalmente existentes. Su uso no está generalizado ni asentado"

Diccionario de la RAE

No es el único término. Algunos ejemplos de otras palabras que actualmente están en el Observatorio de la Real Academia Española son “transfobia”, “funar”, “bot”, “videollamada” e “influencer”. En su web aclaran que “esta información es provisional, pues no está contemplada aún en las obras académicas, por lo que puede verse modificada en el futuro. La presencia de un término en este observatorio no implica que la RAE acepte su uso”.

Lo que otorga esta nueva herramienta es abrir el debate a la sociedad más allá de la decisión final de la RAE a incorporar o no el término en cuestión. Sobre en un tema tan sensible e incipiente como el lenguaje inclusivo. Hace dos años, la institución le puso una especie de freno al rechazar expresiones como “todxs”, “todes” o “tod@s” por considerarlas “innecesarias”. Sin embargo, parece que al menos ahora está abierta al debate.

Fuente: Infobae