COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - "La trama de los parques eólicos se remonta al año 2009 –relata el libro-. Durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner se lanzó el plan de ‘Generación por Energías Renovables’ (Genren), que buscaba impulsar el desarrollo de energías ‘limpias’ en el país. En el marco de ese programa, se abren licitaciones para explotar cuatro parques eólicos y de energía solar en Chubut: Loma Blanca I, II, III y IV. La empresa que resulta ganadora de la licitación es la española Isolux Corsan, que había sido socia de los Macri en un proyecto con Iecsa".

Sin embargo, de los cuatro parques mencionados, sólo uno estaba en funcionamiento a fines de 2015, cuando Macri inició su presidencia, con Loma Blanca IV, operado con normalidad en la ciudad de Trelew. El resto no se había puesto en marcha, ya que "Isolux aducía estar en quiebra, por lo que preparaba su salida del país".

Armado de empresas para comprar parques eólicos

"Sin embargo –sigue relatando el libro 'Hermano'-, el gobierno de Macri convalidó todo lo hecho por la Genren a través de la resolución 202 del año 2016. De esa manera, el presidente se aseguró que Isolux mantuviera la explotación de los parques eólicos. Luego el grupo Macri adquirió Isolux a través de un entramado de empresas. Para poder llevar a cabo la operatoria, el grupo se valió de un actor fundamental: el contador Mariano Payaslian".

En ese punto, el libro cita una investigación periodística de Emilia Delfino, publicada en diario Perfil, sobre el entramado de empresas conformadas para llevar adelante la operatoria, constatando el vínculo entre dicho contador y empresas del grupo Macri, como Iecsa y Sideco.

En 2016, dicho profesional armó empresas que posteriormente serían las compradoras de los parques eólicos concesionados a Isolux.  

"Apenas diecinueve días después de que Macri asumiera la presidencia, Payaslian se puso manos a la obra –continúa el relato del libro-. El 29 de diciembre de 2015 el contador fundó Usir SA, con domicilio en su estudio contable Gizzi & Payaslian. Tres meses después, fundó Parques Eólicos Miramar SA. Y seis meses más tarde, el 5 de septiembre de 2016, creó las otras dos empresas que intervinieron en la operación: Sideli SA y Sidsel SA. Como socios de estas cuatro empresas, además del contador, figuran las compañías financieras Helios Partners SA y Selena Partners SA".

"Las primeras compras a Isolux fueron anunciadas el 19 de octubre de 2016 –sigue el relato del libro-. Sidsel SA se quedó con los parques Loma Blanca I, II y III, que se encontraban inactivos y con nula inversión. El parque eólico restante, Loma Blanca IV, fue adquirido por Sideli SA. En esta compra aparecen involucrados dos megaestrellas del Club Atlético Boca Juniors: Carlos Tévez y Guillermo Barros Schelotto".

Tras las revelaciones periodísticas de aquel momento, en enero de 2018 los entonces diputados del Frente para la Victoria Rodolfo Tailhade y Martín Doñate presentaron una denuncia ante la Justicia por tráfico de influencias, negociaciones incompatibles con la función pública y uso de información privilegiada. La causa fue asignada al juez Marcelo Martínez de Giorgi y al fiscal Eduardo Taiano.

Como resultado de esas actuaciones, el juez del caso imputó a representantes de las compañías Sideco y Socma, en tanto la Inspección Genral de Justicia presentó documentos probatorios de que Sideco había prestado más de 64 millones de pesos a dos de las sociedades creadas por Payaslian.

"Además, según Gabriel Morini, del diario Ámbito Financiero, el 29 de junio de 2018 Gianfranco Macri recibió un crédito de 2.250.000 dólares. El préstamo se hizo a través de Sideli SA, y se justifica como ‘a cuenta de dividendos’. De esta manera –señala el libro- también saltó a la vista que Usir SA es la controlante tanto de Sideli SA como de Sidsel SA. A su vez, Usir SA es filial de Usir International Holding SL, cuya dueña es la offshore radicada en Luxemburgo Rainbow Finance SA. Tras esta revelación, el juez de la causa también pidió que se levantase el secreto fiscal de Gianfranco Macri".

El negocio estuvo en la reventa

¿Cuál fue el beneficio de este entramado de empresas armadas para la compra de parques eólicos que no estaban construidos, pero sí contaban con una concesión para producir energía eléctrica a precios garantizados por una ley que incentiva el desarrollo de energías limpias? Según las denuncias anteriores, retomadas ahora por el hermano del ex presidente, estuvo en la reventa, ya que el grupo las obtuvo por precios muy bajos y las revendió al valor real.

"La empresa nacida en España estaba en una situación ruinosa, y el gobierno sabía que no había invertido en tres de los cuatro parques que ya le habían sido previamente adjudicados. Sin embargo, en 2017 la estructura de empresas creadas para los Macri empezó a desligarse de los contratos adquiridos a Isolux. Once meses después de comprarle los contratos a Isolux, las empresas creadas por el grupo Macri y sus socios ya habían revendido todo. La empresa china Goldwind adquirió cinco parques en mayo de 2017. El restante, Loma Blanca IV, se lo llevó Genneia, empresa liderada por Jorge Brito, dueño del Banco Macro".

"Las ventas de los parques por 95 millones de dólares habrían dejado al grupo Macri y sus socios una ganancia aproximada de casi 70 millones de dólares, sostuvo Página/12. La investigación a cargo del juez Martínez de Giorgi continúa avanzando en la Justicia Federal. Como presidente, Mauricio siguió haciendo negocios y dejó huellas por todos lados –sigue el relato de Mariano Macri a través del libro de O’Donell-. En el tema de las empresas de energía alternativa, tuve información por parte de Esteban Nofal, un amigote que se vinculó con ellos a partir de la representación de mi hermana y también porque me llevaba cosas a mí. Entabló una relación que él valora con Mauricio y el grupo. Incluso hizo una intermediación en la compraventa de uno de los parques eólicos del grupo y se supone que ganó una comisión jugosa".

"Esteban estaba en una sociedad que estudiaba muy activamente a las empresas que habían ganado parques en licitaciones. Había analizado muy en detalle a Isolux, una empresa que tenía un problema legal muy fuerte. El gerente general estaba imputado en la justicia. Esteban me dijo: ‘En los análisis que hicimos, la empresa valía, mínimo, 15 millones de dólares. Y supe que lo llamaron desde Casa de Gobierno y lo apretaron, le torcieron el brazo para que vendiera en un millón y medio’. Y la compró Socma. Estas cosas después vuelven por otros lados, esa maniobra que hicieron con la compra de parques eólicos y solares para cumplir con la energía limpia en Argentina que promovía el gobierno de Mauricio. Sabían que podían constituir un consorcio y ganar la licitación, pero que, eventualmente, después iban a tener un serio problema de conflicto de interés y no iban a poder firmar contrato con el poder concedente".