A solo seis días de la llegada de la Navidad, desde la Municipalidad de Comodoro Rivadavia, recordaron que está vigente la ordenanza Pirotecnia Cero que prohíbe la venta y el uso de explosivos en toda la ciudad. 

La medida - que rige desde el 2019 - prohíbe la exhibición, y/o comercialización de artificios pirotécnicos, cualquiera sea su uso tanto en la vía pública como de manera ambulante.

La fabricación, comercialización, depósito y venta al público conllevarán sanciones que contemplan, multas, decomiso de productos y, en su defecto, la clausura del local.

Se puede realizar la denuncia al N° 103 de Defensa Civil. 

"Estas fiestas festejá sin pirotecnia": el mensaje de la Municipalidad de Comodoro para este fin de año

La semana pasada se confirmó que Argentina dejará de producir cualquier elemento pirotécnico que provoque daño a personas con hipersensibilidad auditiva. Solo fabricará fuegos artificiales de bajo impacto. 

El secretario general del Sindicato Único de Empleados la Industria de la Pirotecnia y Afines, Guillermo Cantatore, indicó que "se van a empezar a eliminar los productos pirotécnicos debido al daño que provocan a personas con hipersensibilidad auditiva".

Es que el Sindicato de la Industria de la Pirotecnia y empresarios del sector acordaron eliminar de su producción la fabricación de "bombas y petardos de suelo", debido al daño que provocan en personas con hipersensibilidad auditiva.  El dirigente sindical celebró el acuerdo, al tiempo que reconoció que “es verdad que este cambio se tendría que haber hecho hace 10 años”.

De esta forma, la cámara de empresarios del sector y el Sueipa acordaron eliminar las bombas de estruendo y los petardos de suelo y buscan "apuntar a la producción de productos de bajo impacto" para la sociedad por parte de la industria de la pirotecnia.

“Se empezarán a eliminar esos productos que le hacían daño a aquellas personas que sufren hipersensibilidad auditiva y creemos que estas medidas forman parte de la evolución de la actividad. Es verdad que este cambio se tendría que haber hecho hace 10 años”, dijo Cantatore.

Además, indicó que “son los propios chicos los que cambiaron los gustos (para el disfrute de los cohetes), rechazan los que hacen mucho ruido y prefieren los de bajo impacto”. En otro orden, el sindicalista alertó que la producción de “los globos (luminosos, que se usan para las fiestas de fin de año), que son muchas veces causante de los incendios, nunca estuvieron regulados; por el contrario nosotros lo estamos por la Anmat”.

Finalmente, el titular del Sueipa consideró: “Controlar la venta ilegal de fuegos artificiales es muy fácil porque no son muchos los que pueden vender. La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) sabe dónde están los depósitos y los comercios habilitados. Todo lo que es ilegal o venta en negro es otro tema. Ahí faltan los controles”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!