BUENOS AIRES -  "Desde Greenpeace nos urge visibilizar el estado de vulneración en el que se encuentra el Mar Argentino. Luego de un patrullaje en el barco Esperanza de Greenpeace, pudimos captar imágenes submarinas al límite de la zona económica exclusiva argentina que evidencian un desequilibrio en el ecosistema marino , similar a un bosque arrasado después del desmonte", determinó el organismo y precisó que en esa zona se concentran más de 400 buques de banderas internacionales.

"A la intensidad de la actividad pesquera, que convierte el fondo marino en un desierto , se le suma la exploración petrolera, responsable de generar bombardeos acústicos tan potentes como el despegue de un cohete espacial", continuó Luisina Vueso, coordinadora de la campaña por la protección del Mar Argentino de Greenpeace.

Greenpeace manifestó su preocupación por el descontrol pesquero y la exploración sísmica Crédito: Greenpeace
Greenpeace manifestó su preocupación por el descontrol pesquero y la exploración sísmica Crédito: Greenpeace

Por otro lado, Greenpeace destacó que estos bombardeos submarinos , que son parte de la práctica de exploración petrolera, son el segundo mayor contribuyente de ruido subacuático causado por el hombre, detrás de explosiones nucleares y pruebas militares, y afectan tanto a mamíferos como aves y peces.

Además de manifestar esta situación, en el organismo también rechazaron la firma de un acuerdo que pone en riesgo al territorio marítimo argentino. "Pese a esta emergencia ambiental que atraviesan nuestras aguas, a finales de 2019, a espaldas de los argentinos, se firmó un acuerdo que junto con resoluciones previas otorgó a la industria petrolera más de un millón de kilómetros cuadrados de la superficie marina para exploración sísmica hasta el 2025 y bombardear casi toda la plataforma continental", exclamó Vueso. Y agregó: "Necesitamos que el Gobierno deje de ignorar los impactos ambientales que atraviesa el Mar Argentino y que además priorice el abandono a los combustibles fósiles".