(ADNSUR)  El 25 de noviembre pasado, el neurocirujano Leopoldo Luque fue crudo al hablar de la situación de Diego Maradona, quien pocos momentos después terminaría falleciendo: "el gordo se va a cagar muriendo”.

Así se lo dijo el neurocirujano investigado por homicidio culposo en una serie de conversaciones por WhatsApp.

Según publicó Infobae, este mensaje se lo envió mientras se dirigía al country San Andrés, donde Maradona se encontraba y finalmente murió.

Durante 33 minutos, tanto Luque como la psiquiatra Agustina Cosachov, enviaron una importante cantidad de mensajes.

Así lo investiga la Justicia, que busca determinar las responsabilidades en la muerte.

"Pero además de los textos, cruzaron una importante cantidad de audios donde relataron paso a paso lo que ocurría mientras los médicos del servicio prepago intentaban reanimar al ídolo sin éxito. Además hay dos mensajes de voz, donde Luque le cuenta a dos colegas de la noticia. Este material está incorporado al expediente y fue valorado como de interés por los fiscales. Se extrajo de la pericia oficial que además fue entregada a las partes incorporadas a la causa como particulares damnificados", destacó Infobae.

“Si boludo parece que hizo un paro cardiorrespiratorio y se va a cagar muriendo el gordo. Ni idea que hizo. Yo estoy yendo para allá”, le dijo Luque a un amigo en momentos en los que todo era incertidumbre.