BUENOS AIRES -  "Es algo que hemos hablado con el rector, Alberto Barbieri. Nos presentó un calendario académico que, lamentablemente, no va a poder ser cumplido, porque la realidad de la pandemia implica que el 1 de junio no se van a poder retomar físicamente las clases", dijo El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, sobre el momento de retorno la modalidad presencial.

Según la propuesta de ese calendario, las clases comenzarían en junio, con un receso entre mediados de diciembre y febrero. Esto no se cumplirá, informó el ministro Trotta en diálogo con radio La Once Diez.

En ese sentido, deslizó que el nivel universitario " puede ser el nivel que más tarde vuelva a la normalidad". Es decir, a la modalidad presencial de las clases.

Y destacó que los otros niveles (inicial, primario y secundario) son los que "más necesitan" el contacto con los adultos "para lograr el aprendizaje".

 El ministro de Educación aseguró que el retorno a clases será "gradual" en todos los niveles y aclaró que el universitario "puede ser" el último en regresar a la normalidad Foto: LA NACION
El ministro de Educación aseguró que el retorno a clases será "gradual" en todos los niveles y aclaró que el universitario "puede ser" el último en regresar a la normalidad Foto: LA NACION

Trotta también informó que hay diferencias en el dictado de clases virtuales en las distintas facultades y carreras. "En el caso de la UBA , en cada una de las trece facultades, en ciertas carreras puede haber más virtualización que en otras. En las carreras de Ciencias de la Salud, por ejemplo, es complicado avanzar, porque gran parte de los docentes son actores vitales del sistema sanitario", dijo.

Sobre el regreso a un esquema "normal", de clases presenciales, Trotta dijo: "Lo que termina mandando es la ciencia, y la realidad epidemiológica. No sabemos cuándo va a ser, pero trabajamos en el cómo volver a las aulas" . Más temprano, en diálogo con radio Mitre, habló de un "regreso escalonado".

Y agregó: "Hay que ver el impacto epidemiológico. Volver con normalidad a las escuelas y las universidades es movilizar a casi 15 millones de personas y esto tiene impacto en la posibilidad de contagio".

"Tenemos que transitar un esquema gradual. No hemos llegado a la mitad del desafío enorme que tenemos por delante", enfatizó.