COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El cupo cubierto de 10 camas de la Unidad de Terapia Intensiva del hospital Regional disparó el alerta sobre las plazas disponibles para la atención de casos graves de Covid 19, una pandemia todavía no superada pero que además convive con la demanda habitual hacia el sistema de salud.

Esto lleva a aunar estrategias entre el sector público y el privado para el caso de que el rango de afecciones, que hasta aquí ha sido leve o moderado, incremente su gravedad.

A las 3 camas destinadas para la atención de pacientes Covid del hospital Regional, se cuentan otras 5 camas de terapia intermedia, que en caso de ser necesario podrán transformarse en terapia intensiva, ya que cuentan con el equipamiento necesario (lo que incluye respiradores y monitoreo).

Otro elemento crítico, vinculado a la asistencia respiratoria mecánica, no plantea por ahora inconvenientes. Según precisó el doctor Eduardo Wasserman, director de ese hospital, hay un número de entre 40 y 42 respiradores, por lo que ese insumo vital tiene suficiente respaldo.

El directivo detalló también que se están entrenando 32 enfermeros de los cuales 10 estarán listos para incorporarse, en caso de ser necesario, a las unidades de terapia intensiva, en caso de ser necesaria la ampliación, o bien para suplir a los que sean reubicados desde otras áreas, hacia ese sector más crítico.

Dentro del sector público, también el hospital Alvear cuenta con otras 7 unidades de terapia intensiva y 6 de intermedia. En este caso, su director, el doctor Gustavo Blanco, indicó que se ha creado un sistema de contingencia. “En mi apreciación personal, se muere más la gente de patologías no covid que por covid, por lo que es un dato a tener en consideración. Yo considero que la cama de UTI es dinámica, según la necesidad de cada paciente en el momento. Obviamente tenemos un plan de contingencia y de hecho en este momento tenemos dos pacientes internados, que son casos sospechosos. Estamos coordinando con el hospital Regional y también con el sector privado, es una idea personal en la que debemos mantener una dinámica permanente, obviamente cuidando que no haya cruce de pacientes, porque no puedo poner a un paciente covid al lado de un infartado”, graficó.

Por otra parte, en el sector privado hay otras 26 unidades de terapia intensiva. Desde Clínica del Valle se precisó que esa institución cuenta con 9 camas de UTI ‘no covid’ y otras 6 covid operativas, es decir preparadas con equipamiento y recurso humano para recibir pacientes en caso de ser requerido el servicio.

Por otra parte, la clínica de la Asociación Española cuenta con otras 6 unidades de terapia intensiva, a las que se sumarían otras 4 para la atención de pacientes Covid.