CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) -  Tras la reunión mantenida por el presidente Alberto Fernández con los gobernadores, desde la Residencia de Olivos el mandatario nacional informó que a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) determina la cuarentena obligatoria encuadrada en la figura jurídica de emergencia sanitaria en todo el país desde la medianoche de este jueves y hasta la medianoche del 31 de marzo. Además, indicó que podría extenderse en caso de ser necesario.

Esta medida implica que sólo se podrá salir de la casa para ir a la farmacia y a comprar alimentos cerca del domicilio de residencia. Las fuerzas armadas junto a las policiales patrullarán las calles. Quienes se movilicen desobedeciendo esta orden serán detenidos, y su vehículo secuestrado. Al mismo tiempo, la medida establece excepciones para evitar el desabastecimiento, entre otros casos puntuales.

"Vamos a ser inflexibles", aseguró el jefe de Estado con quienes no respeten el "aislamiento que estamos planteando". Y agregó: "Estamos preparados para hacer frente a esto que nos ha tocado, que no es ni más ni menos lo que le ha tocado a todo el mundo".

Con esta medida se apunta a frenar la expansión del coronavirus en Argentina. La estrategia presidencial consiste en aplanar la curva de posibles contagiados o eventuales víctimas a través del contacto social, y que no hay un crecimiento abrupto de casos que provoque -como sucedió en Italia- un colapso en el sistema sanitario.

Para esto, el mandatario nacional considera clave evitar la circulación masiva en los espacios públicos, por lo que decidió decretar la cuarentena obligatoria que se extenderá hasta fin de marzo.

En conferencia de prensa, el jefe de Estado indicó que "esta pandemia ha avanzado con mucha velocidad y ha llegado a América Latina. Y como para nosotros la salud para nosotros es muy importante, hemos tomado el toro por las astas y nos hemos abocado a dar respuestas rápidas para prevenir el avance del virus".

Recordó que desde que el Covid-19 llegó a nuestro país, se anunciaron "más de 30 medidas de todo tipo, desde la suspensión de clases hasta el cuidado de nuestra economía que necesita seguir funcionando". Agregó que también se dispuso la obligación de estar en cuarentena "cuando uno llegaba de los países críticos, y cualquier persona que llegara de allí o tuviera cualquier tipo de vínculo estaban obligadas a someterse a cuarentenas de 14 días, el tiempo que el virus se manifiesta".

"Hicimos muchos esfuerzos para que la gente lo comprenda -continuó el presidente- ayudando a declarar asuetos administrativos y en las empresas, promovimos el trabajo a distancia y sin embargo seguimos teniendo problemas de gente que no entiende que no se puede circular por las calles".

Bancos

El viernes los bancos funcionarán con el 50% de su personal, pero desde el miércoles próximo cerrarán la atención al público al menos por tres días. Las operaciones se realizarán por home banking y se garantizará la reposición de efectivo en los cajeros automáticos para que la gente pueda retirar dinero.