El Papa Francisco condenó así la interupción voluntaria del embarazo.

"Abortar es como llamar a un sicario para resolver un problema"

CAPITAL FEDERAL - El Papa Francisco cuestionó el aborto y lo comparó con quien contrata "un sicario para resolver un problema". Lo hizo durante su homilía en la plaza de San Pedro. En junio, ya había disparado contra la interrupción voluntaria del embarazo, cuando manifestó que "es lo mismo que hacían los nazis pero con guantes blancos".

El Papa Francisco reflexionó sobre el quinto mandamiento: "No Matarás" y entonces condenó la "supresión de la vida humana en el seno materno en nombre de la salvaguardia de otros derechos". "¿Pero cómo un acto que suprime la vida inocente puede ser terapéutico, civil o sencillamente humano?", se preguntó el pontífice argentino.

"Interrumpir un embarazo es como eliminar a alguien. ¿Es justo eliminar una vida humana para resolver un problema?", preguntó ante gran cantidad de fieles congregados en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

El Papa criticó "que los padres, en estos casos dramáticos, necesitan una verdadera cercanía, de verdadera solidaridad, para afrontar la realidad superando los comprensibles miedos y que, sin embargo, lo que reciben son rápidos consejos para interrumpir el embarazo".

"La llegada de un niño enfermo, como cualquier persona necesitada y vulnerable, más que un problema es un don de Dios, que nos puede sacar de nuestro egoísmo y hacernos crecer en el amor", remarcó.

Criticó en su homilía "la pérdida de valor de la vida humana" debido a "las guerras, la explotación y la cultura del desecho".

Finalmente, destacó que "toda violencia y daño contra la vida provienen del miedo" y de que se tienen ídolos como "el dinero, el poder y el éxito", que son "parámetros equivocados para valorar la vida".

Fuente: TN