En época de redes sociales, todo vale al momento de informar o contactarse; basta recordar lo que sucedió en pandemia cuando todos quedamos en cuarentena, tuvimos que aprender a utilizar Zoom y contactarnos por redes sociales. 

En la comisaría de Laprida esto lo saben. Hace un año en esa dependencia policial se comenzó a utilizar “el servicio de emergencia WhatsApp”, mediante el cual los vecinos pueden denunciar cualquier hecho delictivo.

El 911 del Siglo XXI funciona de forma directa con la computadora de la guardia. Así, cuando un vecino alerta de un suceso, envía un mensaje de WhatsApp; el guardia lo recibe, le pide la ubicación y enseguida sale un móvil hacia el lugar de los hechos sabiendo dónde queda el lugar de la emergencia.

El impulsor de esta iniciativa es el comisario inspector Cristóbal Infante, un jefe policial que se caracteriza por estar ‘cerca del vecino’ en barriadas con mucho sentido de pertenencia. Es que se debe recordar, que el oficial también estuvo en la comisaría de Diadema, donde los vecinos no querían que se vaya y juntaron firmas para evitar su traslado de comisaría.

Infante, en diálogo con ADNSUR, asegura que el sistema es efectivo. “Funciona bien, lo único malo es que tenemos 1 mega de internet y por ahí se nos corta y nos quedamos tirados. Pero es un buen dispositivo para comunicarnos con los vecinos. Nos sirve mucho en los barrios que no tienen calles, porque el guardia tiene la obligación de llamar al teléfono, y mientras tanto deriva la ubicación al patrullero para que llegue más rápido. Ese es nuestro sistema de comunicación”.

El propio Cristóbal cuenta que en la comisaría lo denominaron “servicio de emergencia WhatsApp” y que la idea es que el vecino se acostumbre a comunicarse por esa vía; el número 2974017029, que funciona con un chip y un teléfono que regaló un residente cercano, y una computadora donada por Proyecto Puente. 

Por supuesto, todavía hay gente que se comunica a través del teléfono, pero cada vez son más los vecinos que utilizan el “servicio de emergencia WhatsApp”.

“La gente lo utiliza porque está de moda, es más rápido, lo que pasa que por ahí hay gente que no sabe mandar la ubicación, pero es importante porque nosotros sabemos dónde llegar, y porque lo importante es llegar”, dice el comisario.

“Robo, ruidos molestos, violencia familiar. Constantemente nos están enviando mensajes y, como es privado, la gente se expresa con mayor confianza. Cuando recibimos un mensaje, para nosotros es un ‘código rojo’ y tratamos de llegar lo antes posible al lugar. Yo creo que es muy bueno implementarlo porque la gente informa los ruidos molestos, vehículos que andan dando vuelta y que no son del barrio, animales sueltos, el tema de los perros, y nosotros tomamos intervención lo más rápido posible en base a la intervención de ellos”.

El servicio de emergencia WhatsApp funciona con un teléfono y un chip que regaló un vecino y una computadora donada por Proyecto Puente.
El servicio de emergencia WhatsApp funciona con un teléfono y un chip que regaló un vecino y una computadora donada por Proyecto Puente.

¿Pero quién es este comisario que en Diadema también implementó un centro de monitoreo privado con cámaras que fueron compradas por los propios vecinos?

DE BARRENDERO A POLICIA 

El comisario Cristóbal Infante tiene 48 años, es nativo y criado en Mallín Ahogado, un hermoso sector de la zona de El Bolsón, en Río Negro. Hijo de ladrillero, cuenta que se crió cortando ladrillo a mano y que toda su vida trabajó. Por eso, hoy no tiene problema en pasar días enteros en la comisaría buscando ayudar al vecino o haciendo trabajando interinstitucional con otras organizaciones.Es que en Laprida, además de este sistema, los policías también trabajan en el censo y vacunación de adultos mayores en conjunto con el personal de enfermería del Mini Hospital.

Infante cuenta que cuando terminó el secundario quiso estudiar para maestro, pero no le gustó y dejó a los tres meses. Así terminó trabajando como barrendero municipal hasta que fue convocado a la escuela de policía de Chubut, gracias a un folleto que completó. Es que como dice y admite, en su familia no había plata para soñar con la universidad. 

“Vengo de una familia pobre, pero estoy orgulloso de mis padres por lo que me enseñaron. Mi primaria la hice en una escuela donde me enseñaron a trabajar la tierra. Del aula iba a la quinta y tuvimos el honor de decir que la escuela 103, proveía verdura a todas las escuelas de El Bolsón, porque ahí se producía todo. Después en la casa caminábamos entre pilas de adobe y en invierno trabajamos cortando leña, plantando pino, haciendo chacra. La verdad es que mi papá es un gran buscavida y eso me enorgullece porque tiene primer grado inferior”, dice con emoción.

El comisario Cristóbal Infante
El comisario Cristóbal Infante

Infante hizo dos años en la escuela de cadetes. De lunes a viernes estudiaba y el fin de semana se iba a la casa de Manuel Río y Raquel, sus parientes. “Ellos fueron mi apoyo igual que mis primos, y en dos años logré recibirme como oficial ayudante”.

Está feliz y orgulloso de haber recorrido gran parte de la provincia, desde Esquel, Trelew, Rawson, Puerto Madryn, y Comodoro Rivadavia, donde está por segunda vez en su carrera, luego de haber tenido una primera experiencia en la Montada.

En la actualidad Infante tiene 27 años de servicio y se siente orgulloso de sus orígenes y la profesión que eligió. “Siento que puedo ayudar a la gente, al que lo necesita, pero no pido nada a cambio. Me gusta organizar cosas para que la familia lo disfrute y la gente me responde. Para el chocolate de este sábado conseguimos todo donado, desde el gasoil, el sonido, todo, pero le demuestro a la gente que no me robo las cosas. Esa olla se tiene que ir a vacía, que se lo lleve el vecino, pero nosotros tenemos que llegar con las manos llenas y se tienen que ir vacías. Que la gente entienda la humildad y la honestidad del trabajo” dice el comisario que se anima a proponer nuevas ideas, siempre cerca del vecino, con vocación de servicio y trabajo, tal como le enseñó su padre.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!