Su último deseo fue la creación y fortalecimiento de este espacio político, un lugar de encuadramiento para los chubutenses que ven su potencial y se resisten a aceptar, mansamente, la disciplina partidaria que no nos permite dejar de ser el patio trasero de la República Argentina.

Dentro del espacio temporal de sus  gobiernos, se ocupó de las grandes obras de infraestructura económico-social que Chubut necesita para desarrollarse armónica e inclusiva.

Más escuelas para que más docentes y auxiliares tengan su empleo, los padres no tengan que hacer cola en las escuelas para garantizar el banco de sus hijos y los niños y jóvenes tengan SUM, gimnasios y espacios para el deporte y la recreación.

Más centros de salud y mejores hospitales, mejor acceso a la salud pública. Un nuevo y moderno sistema penal en la justicia provincial. El gasoducto para que los que inviernos de los pueblos del Oeste chubutense sean soportables.

Igualar a las madres solteras en el acceso a la vivienda. Gestar que el 75% de los ciudadanos tengan agua, cloacas, electricidad y gas natural.

Apoyo indiscriminado a los clubes y deportistas. Acceso al trabajo registrado y asegurar la continuidad de los emprendimientos privados que generan empleo, con el coraje de renovar las concesiones petroleras que aseguraron la principal fuente de ingresos privados del Chubut, aunque hoy existan muchos distraídos, solo por hacer una somera descripción.

Todo ello nos ubicó como el tercer distrito y segunda provincia en Desarrollo Humano medido por el PNUD (2016).

Endeudados, también, frente a la ignominia a que nos somete el Poder Central, que ni repara con la devolución del índice de coparticipación, ni compensa que siendo el 3% del PBI de la Nación y aportemos el 4% de lo que se exporta,  recibamos por todo concepto el 1%. He aquí la marca de las inequidades que dan sentido a nuestra existencia partidaria.

Por lo expuesto y por haber mantenido nuestro compromiso con la institucionalidad democrática y manifestado estoicismo y templanza en estos últimos años aciagos, de crisis, hasta que se pudieran recuperar los equilibrios indispensables, recordamos hoy a Mario das Neves, con humildad y convicción.

Cinco años después, el último éxito de Mario das Neves, Chubut Somos Todos o como quieran llamarlo, es un movimiento político vivo, distribuido por toda nuestra geografía, que expresa la necesidad de que el Estado sea el garante de la igualación de oportunidades para todos, el cuidado de los trabajadores y de los ciudadanos que se esfuerzan y requieren atención y protección de sus derechos, las reglas equitativas para las inversiones de los empresarios y emprendedores.

Un proyecto humanista que defiende que el Estado establezca las reglas indispensables para la convivencia y sea promotor de la generación de empleo genuino a través de la inversión, con reglas justas, con la perspectiva de pretender una comunidad organizada.

Nos sorprende que después de tantos años de esfuerzos y sacrificios, existan dasnevistas vergonzantes, inexplicable después de logros y realizaciones que los incluyen; hoy deberíamos de estar afiliándonos, dando el debate y la lucha política dentro, reivindicando la participación, sumando a los jóvenes, militando las verdades y asumiendo los errores.

Hoy en este conmemorativo día de reflexión, superamos la tristeza convocándolos a sumarse, porque no es bueno golpearse el pecho en la intimidad y desconocerse en público, por eso los invitamos, no por ser pocos, sino para mostrar que somos más, para promover propuestas y debates, hacer mucho más grande este espacio de construcción de políticas públicas, el mismo que el pueblo acompañó con el voto mayoritario en las elecciones que el dasnevismo encabezó en 2003/2005/2007/2009/2011/2013/ y en esta última etapa del 2015 con la tercera gobernación de das Neves, en las del 2017 con el triunfo de Arcioni y en la renovación con su liderazgo en 2019.

Aún cuando hemos sido el vehículo legal y organizativo de la consagración de extrapartidarios, ingratos en varios casos, que se hacen los otros, seguimos con nuestro espíritu frentista para canalizar las mayorías populares que legitiman una propuesta política.

Compañeras y compañeros, camaradas o correligionarios, las puertas siempre estuvieron abiertas y el local partidario trabaja todos los días del año, la página web esta activa y trata de acercarles toda la información que está disponible.

Recordemos al fundador, participando, haciendo más grande, ancho y largo este espacio de militancia social y política. Con humildad, coraje, convicciones, orgullo e inteligencia, sumando toda la experiencia de nuestra gente que tiene importantes conocimientos de la gestión pública, para el bienestar de los chubutenses y la grandeza de la patria.

                                                                       Máximo Pérez Catán

                                                                       Presidente de Chubut Somos Todos

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!