Algunos hábitos de consumo se mantienen o se adaptan a los tiempos que corren. La pérdida de la capacidad adquisitiva, la erosión de los ingresos fijos ante la inflación y la expectativa de que dentro de algunos meses los precios podrían ser aún más altos que la actualidad, se conjugan en una curiosa ecuación: "si no hay capacidad de ahorro para un futuro incierto, vivamos y disfrutemos hoy", parecería ser la consigna.

Referentes de distintos sectores comerciales coincidieron en describir un fenómeno del que se habla en Buenos Aires y otros grandes centros urbanos, al que Comodoro Rivadavia no es ajeno. Salir a comprar un televisor más grande para el Mundial, hacer una reserva para el próximo fin de semana largo o disfrutar pequeños placeres gourmet, con una buena cena o degustar un buen vino, son hábitos que se mantienen para determinados sectores, casi como estandartes que no se entregan en una batalla a punto de perderse. 

Días atrás, el periodista y economista Alfredo Zaiat publicó un informe en el que habla de un “consumo explosivo” combinado con la caída de ingresos y alta inflación, mientras que entre las posibles causas del fenómeno apuntó a la casi nula capacidad de ahorro de una gran mayoría, que termina volcando los escasos excedentes a gastos en ocio y esparcimiento. 

De igual modo, el prestigioso analista habló del fenómeno que en Brasil se conoció como ‘Belindia’, décadas atrás, cuando un economista de ese país dijo que había sectores con niveles de consumo de Bélgica, mientras una gran mayoría de la población vivía en condiciones de pobreza, más bien parecidas a La India. 

Ahorrar consumiendo: la contra cara de la crisis económica en Comodoro

En Comodoro Rivadavia, salvando las distancias y sin caer en exageraciones, se nota incluso en días de semana un movimiento saludable en locales gastronómicos y pubs, mientras que en rubros dedicados a la venta de bienes durables o paquetes de turismo se comenta un buen ritmo de actividad. 

En una ciudad donde se necesita un ingreso familiar mínimo de 128.500 pesos para no ubicarse por debajo de la línea de pobreza, por encima de lo que marcan las estadísticas del INDEC, esta contracara positiva no pasa inadvertida.

“A la gente le quema la plata en las manos, pero la duda es hasta cuándo durará la capacidad de consumo”

César Herreda, propietario del histórico comercio comodorense de Don José Hogar, coincidió en notar un dinamismo económico que puede ser llamativo frente a otros indicadores críticos. 

El recambio de electrodomésticos es otra arista del clima de consumo actual.
El recambio de electrodomésticos es otra arista del clima de consumo actual.

“No estamos en una isla y lo que pasa en otras ciudades, a Comodoro nos termina llegando –comentó Herrada en contacto con ADNSUR-. En la medida que la gente pierde el poder adquisitivo, recurre a otro tipo de gastos. Quienes antes viajaban al exterior, hoy no lo pueden hacer y entonces vuelca esa demanda al turismo interno o sale a comer a restaurantes con más frecuencia”.

Para el comerciante local, “está bueno que esto pase, aunque no es tan bueno el motivo. Sería mejor que la gente tuviera ese hábito de consumo pero no por obligación, sino por la capacidad suficiente para salir a gastar localmente y viajar adonde se le ocurra, dentro o fuera del país”.

La 'fuga hacia delante' puede incluir razonamientos como: “no puedo seguir pagando la cuota del auto, porque se me hizo imposible. Pero ahora, como tengo un excedente, voy y me compro un tele más grande para ver el Mundial”. O algo por el estilo. Ante la consulta de si en el rubro que él integra observó ese aumento de demanda por razones similares, Herrada comentó:

“Sí, se notó mucho en los dos meses anteriores, aunque en lo que va de agosto también se mantiene. Lo que uno ve es que a la gente ‘le queman los pesos en la mano’ y ante la imposibilidad de hacer determinados gastos o consumos que antes sí podían permitirse, hoy lo canalizan por ejemplo cambiando la heladera, cuando a lo mejor pensaban hacerlo dentro de uno o dos años. La gran incógnita es cuánto va a durar esa plata, hasta cuándo la gente tendrá la capacidad para seguir consumiendo”.

La importancia de las tarjetas de crédito y los planes ‘Ahora’

Claro, para esto ayudan mucho las formas de financiación a través de tarjetas de crédito, particularmente a través de los planes Ahora 12 o Ahora 18. 

“Por suerte es algo que se ha mantenido, después del pedido que hicieron las cámaras de nuestro sector a nivel nacional y esto ha permitido que se sostenga el nivel de consumo –refirió Herrada-. Han sido muy buenos estos programas, porque la gente necesita la posibilidad de financiarse, en un momento con tanta inflación y con tasas y plazos que en estos casos son muy razonables”. 

El financiamiento a través de los planes 'Ahora' apalanca el consumo. Foto: Don José Hogar.
El financiamiento a través de los planes 'Ahora' apalanca el consumo. Foto: Don José Hogar.

De paso, recordó el empresario local, esos mecanismos de financiación le ganan a la inflación,  debido a que al establecerse cuotas fijas van perdiendo incidencia con el transcurso de los meses. 

“Los planes ‘Ahora’ van a seguir vigentes hasta fin de año y sería muy importante que se puedan mantener, sobre todo porque todos esperamos un cambio positivo, que creo que en algún momento se va a dar. Esto no va a ocurrir de un día para otro y es importante que existan herramientas en el ‘mientras tanto’, que nos permitan mantener la situación de consumo”. 

Herrada no dudó en mostrarse optimista, ya que “tenemos un país maravilloso, al igual que la gente, es simplemente ver si de una vez por todas nuestros gobernantes, del color político que sean, empiezan a pensar a mediano y largo plazo, en lugar del cortoplacismo en el que hemos vivido siempre”. 

Buen movimiento gastronómico con una novedad llamativa

“Nosotros notamos acá en Comodoro que en el rubro de gastronomía se comenzó a trabajar mucho más con tarjeta de crédito o débito, algo que antes no se veía mucho –comentó Juan Manuel Fernández, referente de la Cámara Hotelera y Gastronómica en la ciudad-. Hoy el 70% de las ventas son con tarjeta, cuando antes no pasaba del 30 ó 35%. Aunque se endeude, la gente sale a comer afuera”. 

Para el comerciante, propietario de 'Hilario', el pago con tarjeta no deja de ser llamativo y es ilustrativo también del momento actual, ya que "siempre la comida se caracterizó por el pago en el momento, pero eso ha cambiado".

El circuito gastronómico mantiene un movimiento valorado por los comerciantes locales. Foto: Hilario Bar.
El circuito gastronómico mantiene un movimiento valorado por los comerciantes locales. Foto: Hilario Bar.

Aun con un ritmo de precios que avanzan por encima de los ingresos, Fernández dijo que puede haber cambios en la demanda, o incluso se gasta menos que hasta tiempo atrás, pero no se nota una caída en la actividad, sino al contrario, un sostenimiento luego del recupero pospandemia.

“Tal vez antes salía a cenar toda la familia completo y hoy lo hace el matrimonio solo, o los días de semana en lugar de un fin de semana, pero el movimiento sigue”, añadió el presidente de la filial de la Cámara en la ciudad. 

Comodoro turístico

Otro fenómeno que hizo notar el directivo de la Cámara Hotelera es el de la circulación de gente que llega a la ciudad desde otros puntos de la región, en algunos casos para la atención médica en clínicas o centros especializados de la salud, pero en muchos otros por simple disfrute.

“Se ve mucho también en hotelería, los fines de semana aumenta la ocupación de gente de los alrededores: zona norte de Santa Cruz, o desde Sarmiento o la cordillera, que vienen y se quedan un fin de semana,  buscan espectáculos, o la salida al cine o un buen restaurante. Los socios hoteleros comentan esto, que se nota una cantidad de parejas que vienen de los alrededores y algo que antes no pasaba tanto”.

"Incluso este fin de semana, que comenzó la Feria del Libro, los colegas hoteleros cuentan que están trabajando al 65% de la capacidad, cuando lo habitual es un 30 ó 35%", graficó Fernández, en referencia al evento iniciado el viernes último, que sumó un atractivo más que importante.

La nueva edición de la Feria del Libro, que combina importantes presencias literarias y espectáculos musicales masivos, generó un alza en la ocupación hotelera el fin de semana.
La nueva edición de la Feria del Libro, que combina importantes presencias literarias y espectáculos musicales masivos, generó un alza en la ocupación hotelera el fin de semana.

No se trata de un ‘boom’ ni de algo explosivo, pero el circuito comercial mantiene una vitalidad que contrasta con los indicadores negativos como la inflación. Tal vez por eso, por la rápida pérdida del valor del dinero, las conductas que se notan respondan a la necesidad de aprovechar el valor antes de que se deteriore: una forma de “ahorrar” mediante el consumo.  

En el sector prenden velas para que esto se mantenga, pero las señales en el horizonte son amenazantes. Todavía falta conocer los impactos de la quita de subsidios en las tarifas de servicios y el modo en que esto podría afectar a los precios, que serán trasladados a los servicios y productos.

“Hasta hace un tiempo había cartas que se actualizaban con el dólar, pero hoy eso sería insostenible –describió-. Se trata de frenar el aumento en las cartas, pero cuando llegue la quita de subsidios, que va a empezar con un 20% en una primera etapa, va a ser inevitable”.

“Ya casi no hay lugar en Trevelin y Madryn para el finde largo de octubre”

Fabián De Angelis es integrante de la Cámara de Agencis de Turismo de la Patagonia y titular de ‘Extremo Comodoro’, por lo que al ser consultado para este informe no dudó en confirmar la buena percepción de actividad en su rubro.

“La verdad es que hay movimiento. Nosotros tenemos viajes educativos y también con grupos de gente grande, o incluso algunas personas que habían suspendido viajes por la pandemia, comenzaron a usar sus tickets pendientes para ir a Brasil o Punta Canas”, comentó en principio.

Ante la consulta de si esta demanda es canalizada sólo por sectores de alto poder adquisitivo, respondió con absoluta claridad y dio datos reveladores:

Los campos de tulipanes de Trevelin generan un especial atractivo en el mes de octubre.
Los campos de tulipanes de Trevelin generan un especial atractivo en el mes de octubre.

“Mirá, nosotros en la cordillera ya no encontramos lugar para fines de septiembre y principios de octubre, particularmente para la zona de Trevelin, que por la temporada de tulipanes de esa época tiene una explosión. Y lo mismo pasa en Madryn, que tampoco tiene reservas para el fin de semana largo de octubre. Y no son zonas donde va el sector de mayor poder de compra, sino que va el docente, o puede ser el empleado de comercio, por mencionar algunos ejemplos. Está muy bueno que esto pase”.

Para el comerciante turístico, el fenómeno puede obedecer al ‘ahorro a través del consumo’, como forma de valorizar el dinero antes de que la inflación lo siga lo erosionando. Pero sumó también otros factores, como el hecho de la posibilidad de salir y recuperar el movimiento normal en forma posterior a la pandemia.

“Estuvimos encerrados mucho tiempo y la gente dice: ‘tengo unos manguitos, voy adonde pueda, ya sea a la cordillera u otro lugar cercano. Los viajes con colegios estuvieron parados y hoy se recuperan. También hacemos turismo de recreación, con empresas y torneos de fútbol, que están teniendo mayor demanda también en relación al Mundial, aunque en ese caso sólo tenemos algunas pinceladas de ventas”.

Algo que podría retroalimentar el impulso al turismo es el programa Pre Viaje, para lo que hay anuncios de que se pondrá nuevamente en marcha, aunque todavía no hay precisiones al respecto.

El plástico motoriza las ventas

Desde una reconocida tienda online de Comodoro aportaron precisiones sobre el comportamiento notado en el último tiempo, particularmente en los mecanismos de financiación que muchos clientes siguen aprovechando.

“Hay una demanda fuerte, pero tal vez esté un poco distorsionado por lo que fue el Día del Niño –comentó uno de los directivos, que prefirió no identificar a su marca-. Sí notamos un salto importante en los primeros días de julio, con el primer salto del dólar y ahí la gente se volcó a comprar antes de que ese salto se trasladara a los precios. Se vendieron muchos celulares, televisores grandes, heladeras, cocinas. Fue una forma de protegerse que encontraron los clientes”.

Al igual que sus colegas de otros rubros, el comerciante coincidió en que la venta con tarjeta es el principal motor de la actividad.

“En nuestro caso, las ventas se hacen en un 97% con tarjeta de crédito y de ese total, un 90% deben ser a través de los planes ‘Ahora 12’ ó 18, porque terminan resultando muy favorables frente a la inflación. Si bien estuvieron subiendo los intereses, la gente los sigue usando mucho, porque cuando van a pagar las últimas cuotas, en una financiación de 18 meses, ese valor prácticamente representa muy poco”.

La venta de televisores se acelera también a pocos meses del inicio del Mundial.
La venta de televisores se acelera también a pocos meses del inicio del Mundial.

En otro informe de ADNSUR, en la sección Economía en Casa, presentamos algunos ejemplos concretos sobre cómo mejora el precio de algunos productos a través de ese instrumento financiero, que cuenta con tasas especiales subsidiadas por el Estado nacional.

Descorchemos algo

Entre quienes cultivan el arte del buen beber también hay estrategias para sortear los tiempos complejos, lo que se termina reflejando en una mayor demanda de determinados productos. Andrés Acevedo, propietario de Vinoteca Musters, contó en una entrevista con el programa ‘Hoja de Ruta’ que la disparada del dólar de julio y los reacomodos macro económicos no afectaron el movimiento de su sector:

“Los que ya pasamos algunas crisis como ésta sabemos que lo último que resigna una persona es el encuentro en la casa, con familiares, amigos o su pareja y compartir un momento a partir de una comida o de un vino –relató-, que si bien no es un producto de primera necesidad tiene que ver con cuestiones recreativas. Quizás se recorta otro tipo de gasto, pero no vemos una disminución de la demanda en nuestro sector”.

Ahorrar consumiendo: la contra cara de la crisis económica en Comodoro

Del mismo modo, el comerciante no dejó de observar que las zonas de Comodoro y Rada Tilly tienen una dinámica diferente, con un nivel de consumo que tal vez no se ve en otras zonas del país, salvo en aquellas regiones movilizadas por el turismo. 

Así las cosas, el circuito comercial en la región muestra postales que en algún sentido pueden ser contradictorias con los impactos negativos de la macroeconomía nacional, pero que desde una perspectiva más amplia no dejan de ser síntomas esperables de una época de alta complejidad. 

Un tiempo en el que se vive lo posible hoy, a la espera de recuperar las ilusiones de mañana.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!