MOSCÚ - Los pasajeros del vuelo de EasyJet partieron a Lisboa desde Londres y se vieron obligados a esperar cinco horas en el aeropuerto de Oporto, cuando se percataron de que su avión había vuelto a despegar vacío.

Un vuelo de la aerolínea EasyJet que cubría la ruta Londres – Lisboa despegó del aeropuerto de Gatwick con retraso el pasado 12 de abril y tuvo que desviarse a la ciudad portuguesa de Oporto porque la pista de aterrizaje lisboeta a la que se dirigía estaba cerrada, según informó el sitio RT en español.

Los pasajeros pasaron en el aeropuerto de Oporto casi cinco horas a la espera de la reanudación de su vuelo, cuando se percataron de que su avión había partido a Lisboa sin ellos.

Uno de ellos, Frazer Rendell, contó a los medios que cuando todavía estaban en Gatwick, los representantes de la aerolínea achacaron el retraso a que el aire acondicionado estaba fuera de servicio, después del despegue les comunicaron que no funcionaba uno de los aseos y luego dijeron que el aeropuerto de Lisboa se había cerrado debido a un incidente.

Cuando aterrizaron en Oporto sobre la una de la tarde, el personal les aseguró de que podrían embarcar después del repostaje del avión, pero los pasajeros no volvieron a tener noticias hasta las 16:30, cuando alguien notó que su aeronave había partido para Lisboa.

"Todos estaban consternados por el hecho de que el avión se hubiera ido sin nosotros en las mismas condiciones en las que había llegado", manifestó.

Los pasajeros finalmente pudieron llegar a destino pero no en avión, sino en micro, y llegaron a la capital portuguesa ocho horas más tarde de lo planeado.

 

Frazer Rendell on Twitter

 


Un portavoz de EasyJet confirmó que el vuelo se desvió a Oporto debido al cierre de la pista de aterrizaje en el aeropuerto de Lisboa y achacó a la larga espera para obtener el permiso de despegue la decisión de la tripulación de hacer desembarcar a los pasajeros. "Lamentablemente, el retraso en el despegue hizo que la tripulación excediera su límite legal de horas de trabajo, por lo que a los pasajeros se les ofrecieron vales para un refrigerio y traslados a Lisboa en autobús", dijeron desde la empresa.

 

 

Según el portavoz, una vez realizado el desembarque, una franja horaria para despegar quedó disponible y la aeronave partió vacía para asegurar que pudiera realizar sus siguientes vuelos programados.