L

ONDRES - El termostato conectado que regula la pecera de un casino sirvió como acceso para un delincuente informático muy hábil y malinteniconado robara una base de datos de clientes selectos.

Eso es lo que ha ocurrido el jueves, según publicó el diario digital Business Insider, en un popular hotel de Londres.

La proliferación de dispositivos conectados en los hogares y las grandes empresas traen de la mano estos riesgos. De no tener una infraestructura de seguridad sólida, es posible que un timbre, un televisor, una cámara o un termostato puedan servir como puerta de acceso para intrusos. La mayoría de ellos cuentan con protocolos de conexión muy básicos y no incluyen más defensas que la clave de seguridad de turno y que puede no ser muy fuerte.

Los protocolos de comunicación como el Wi-Fi o el Bluetooth se comprueban y actualizan constantemente para reducir los riegos de hackeo. Incluso tecnología clave para la vida de las personas, como los marcapasos, necesitan una vigilancia permanente.

¿Por qué tiene una pecera conexión a Internet? "Los atacantes usaron la pecera para introducirse en la red", aseguraba Nicole Eagan, CEO de una firma de seguridad llamada Dakrtrace, a The Wall Street Journal esta semana. "Encontraron la base de datos y la extrajeron de la red por el termostato para luego subirla a la nube", dijo. Los datos robados incluían información sobre algunos de los consumidores más importantes del casino, así como información privada de todo tipo.

Fuente: iProfesional