COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Todo indica que el intento anti inflacionario del gobierno nacional, lanzado a través del programa “Precios Esenciales”, nació muerto. 

La nueva escalada del dólar, justo en la semana en que se cumplió un año desde el inicio de una gran devaluación que llevó a la moneda norteamericana desde 20 hasta los 40 pesos, para volver a cotizar esta semana encima de los 47 pesos, ya proyecta nuevos incrementos de los combustibles y otros productos de la canasta básica, que en Comodoro Rivadavia es estimada hoy por encima de los 38.000 pesos mensuales.

Las petroleras ya pre anuncian un incremento en los precios de los combustibles que se ubicaría en el orden de entre 4 y 5%, en el mejor de los casos, con el consecuente impacto en los costos de toda la cadena logística.

Con este nuevo incremento en los precios de los combustibles, se habrá acumulado alrededor del 15% de incremento en lo que va del año. 

Paradójicamente, es un porcentaje similar al que esperaban recibir los gremios petroleros en su discusión paritaria con las operadoras, que a su vez rechazaron ese pedido y contra ofertaron un 10%, lo que derivó en un paro que quedó en suspenso el viernes último.

El impacto en los combustibles genera repercusión en los demás productos, en especial por el traslado de los alimentos hacia los distintos puntos del país. 

Pero además estos suben por razones propias: el trigo cotiza en dólares y la corrida cambiaria termina impactando en los precios de sus productos derivados (como los fideos y el pan).

Esto hizo que algunos de los empresarios que firmaron el “pacto de caballeros” con el gobierno para el plan “Precios Esenciales” (un anexo del casi desaparecido “Precios Cuidados”) ya anunciaron que tendrán que hacer retoques sobre los precios que se habían comprometido a sostener hasta las elecciones.

LOS IMPACTOS DE LA DEVALUACIÓN EN CHUBUT

Las cuentas públicas provinciales tienen dos caras en la moneda del impacto de la devaluación. Por un lado, la mayor cotización del dólar ayuda a incrementar los ingresos por regalías, que se calculan en dólares y se reciben en pesos. 

Frente a costos fijos en moneda nacional, como los salarios, la corrida cambiaria termina provocando una mejora en el rendimiento de esos ingresos provinciales, que se ubican en torno a los 30 millones de dólares por mes.

Sin embargo, el lado oscuro de la luna es el endeudamiento provincial. Este año la provincia afronta vencimientos en torno a los 163 millones de dólares por efecto de los bonos que colocó con la excusa de una obra pública que, en los hechos, sirvió más para cementerios de hormigón que para proyectos concretos. 

Si a un promedio de 40,10 pesos por dólar (por mencionar la referencia que se fijó en el presupuesto nacional) ese monto significaba alrededor de 6.500 millones de pesos, con una perspectiva conservadora de un dólar estable a 45 por el resto del año ese monto se eleva en al menos 800 millones de pesos.  

No es el único endeudamiento. La provincia tiene a su vez compromisos en pesos, que elevan la cuenta total hasta alrededor de los 12.000 millones de pesos, es decir más de la mitad de lo que en teoría recibirá por regalías hidrocarburíferas durante el corriente año.

LA DEUDA EN CASA

Lejos de las grandes cuentas macro económicas, las familias extreman sus precarios números para poder subsistir. 

Con una canasta básica total que en marzo superaba los 38.400 pesos, según el relevamiento efectuado por el Observatorio de la Facultad de Cs.Económicas de la Universidad de la Patagonia, el efecto de la nueva corrida cambiaria volverá a elevar esos números.

Vale recordar que los informes oficiales del INDEC reconocieron que el rubro de alimentos es uno de los que más ha crecido en la Patagonia, con un 63% acumulado en la medición de marzo de este año contra igual período del año pasado.

En ese marco, el paro nacional convocado para este martes por un sector gremial encabezado en todo el país por camioneros, bancarios y estatales de la CTA, enfocará una fuerte protesta contra el gobierno nacional, pero a la vez abre también grietas entre las propias conducciones sindicales.  

Las chicanas entre quienes adhieren y quienes no serán sólo una parte del paisaje, en el que ya arrecian los memes contra algunos de los dirigentes que convocan, acusados de un alto nivel de vida, tanto como el que se cuestiona a los ganadores del modelo económico actual. 

También servirá para seguir profundizando la grieta: si la culpa es de la incertidumbre porque podría volver el kirchnerismo, o por la impericia del macrismo durante los últimos 3 años.

Mientras tanto, en el medio de todo eso, una mayoría silenciosa seguirá penando para llegar a fin de mes.