Temas del día

La inseguridad y el agua marcan el pulso de la agenda

COMODORO RIVADAVIA (Especial para ADNSUR / Por Raúl Figueroa) – Se dijo desde esta columna semanas atrás que mientras los principales actores políticos empezaban a apurarse a jugar sus fichas en un año electoral, problemas tan urgentes como la inseguridad y la salud se encargaban de enrostrar hasta qué punto aquel juego tronos puede ser un eco vacío en la realidad que golpea duramente a muchos sectores de la región.

InseguridadLamentablemente aquellos mismos flagelos siguen marcando el pulso de una agenda que sorprende por su trágica monotonía: otra vez una escalada de homicidios para la que no abundan las reacciones originales, salvo la pelota de un lado a otro entre el poder político y la justicia, o el recambio de una cúpula policial que, como en recambios anteriores, genera escasa expectativa en cuanto a poner algún tipo de límite especifico a un problema que, llamativamente, algunos se niegan todavía a calificar de “hecho típico de inseguridad”.

Así las cosas, la discusión de estos días se diluye entre reacciones corporativas y espasmódicas de un lado y de otro, remedando situaciones similares a las transitadas en hechos anteriores. Sería ocioso recordar homicidios ocurridos años atrás, en los que los archivos periodísticos muestran con dolorosa precisión hasta qué punto lo que se critica en estas horas también se dijo en aquellas circunstancias… sin que nada haya cambiado para mejor desde entonces.

Esa realidad que se proyecta en espejos se ve favorecida por la distorsión que genera la escasa profundidad de argumentos, sin que el debate llegue al fondo de la cuestión: ¿de cuánto será la inversión en materia de seguridad este año? ¿En cuánto se incrementan los recursos para prevenir el delito, descontando los efectos provocados por la inflación? ¿Qué disposición (cantidad de agentes, patrulleros, etc) de fuerzas de seguridad habrá este año, que representen un incremento real y contundente en relación a los anteriores? ¿Habrá en algún momento un debate profundo, entre los tres poderes del Estado, para modificar el Código Procesal de manera de reducir el margen de discrecionalidad de los jueces a la hora de dictaminar la prisión preventiva, sin que ello implique violentar Pactos Internacionales a los que el país adhirió a través de su propia Constitución? ¿Son los jueces conscientes de que su toma de decisiones alejadas del sentido común y en aras de un garantismo extremo –sin que atenuar esa tendencia signifique actuar al margen de la ley- es un mensaje permanente a favor de una impunidad creciente?

UN CHORRO DE AGUA

Si de discusiones repetidas se trata, la cuestión de la obra repotenciación del acueducto podría ser una broma trillada, si no fuera por el drama que atraviesan miles de familias que no tienen la posibilidad de ampliar sus reservas domiciliarias y resultan las más perjudicadas, porque pasan la mayor parte de tiempo sin el servicio vital.

ADNSUR había advertido en varias ocasiones (la última, el 21 de diciembre pasado) que el intendente de Sarmiento seguía negado a firmar la autorización de paso de los 450 metros que afectan al ejido de aquella localidad. Resulta difícil calificar de otro modo que no sea imprevisión, a una situación que era públicamente conocida desde hace varios meses, pese a lo cual se dejó decantar hasta último momento (aun cuando se firme esta semana, no es seguro que no haya nuevos retrasos para la obra, cuyos plazos de culminación se van corriendo según la inoperancia del momento).sin-agua

También es difícil de entender que el problema no haya sido mediado y encauzado por la autoridad de aplicación propietaria del recurso, es decir el Estado provincial (al que pertenecen todos los cursos y espejos de agua de toda la provincia), cuando está en juego el abastecimiento de agua a Comodoro Rivadavia. De paso, el Instituto Provincial del Agua podría informar sobre las gestiones anunciadas para regularizar las 600 tomas irregulares de agua a lo largo del Senguer.

CRUDO Y NEGRO

El panorama petrolero sigue arrojando señales preocupantes. Con el precio del petróleo cotizando en torno a los 55 dólares por barril y con perspectivas de mantener esa tendencia en los próximos meses, resulta llamativo que todavía las operadoras petroleras no hayan comunicado sus planes de inversión para el 2017, habiendo traspuesto ya el primer mes del año.

Si bien es cierto que la crisis no se da por superada ni mucho menos, el mercado internacional muestra hoy indicadores muy distintos a los que se presentaban a comienzos del año pasado, cuando el barril había caído cerca de los 30 dólares en las primeras semanas. Con el acuerdo de la OPEP para recortar la producción y las sanciones anunciadas por Trump contra Irán, muchos análisis coinciden en que el crudo seguirá apreciándose durante los próximos meses. Por eso resulta algo curioso que ahora el reclamo desde el golfo San Jorge siga centrado en el precio del gas –cuyas reservas en esta cuenca son ínfimas en comparación a la Neuquina- para reactivar equipos que, si bajaron al ritmo de la baja del precio del petróleo, hoy no parecen apurarse en volver a subir cuando la tendencia es claramente la contraria.


Autor: 
Comparte tu opinión!


¿Qué te pareció esta noticia?
  • Me fascina
  • Me gusta
  • Me pone mal
  • Me enfurece
  • Me aburre
  • Me atemoriza